Feeds:
Entradas
Comentarios

El sábado 28 de Marzo nos juntamos un número bastante numeroso para hacer una ruta por los montes de Cantabria, en concreto nos juntamos 44 senderistas, algunos de ellos eran niños de unos 10 años, lo cual da un indicativo de la dificultad que tenía la ruta. Esta es la segunda ruta que organizo este curso escolar en el colegio en el cual trabajo.

La ruta por la cual nos decidimos en esta ocasión fue la que transcurre desde Saja a Tudanca, es decir parte del Valle de Saja-Besaya y finaliza en el Valle del Nansa. Nosotros ya habíamos realizado esta ruta con anterioridad, pero no en su totalidad, en el año 2009 (pinchar aquí) y para la preparación para esta ocasión la habíamos realizado el 7 de marzo, pero no pudimos hacerla en su totalidad por culpa de la nieve y para asegurarnos de poderla hacer el sábado, la hicimos un grupo de dos senderistas el día anterior a la definitiva.

Pista cubierta de nieve

Pista cubierta de nieve

Esta ruta es una de las ocho etapas del GR-71 (127 km.) es decir, el Sendero de la Reserva de Saja, el cual atraviesa de un extremo a otro la Reserva de Saja uniendo el pueblo de Bárcena de Pie de Concha, en el centro de Cantabria, con la localidad asturiana de Sotres, en el corazón de los Picos de Europa. La Reserva Nacional de Saja, con 1.800 km² de extensión, engloba todos los valles occidentales de Cantabria, desde el río Besaya hasta los Picos de Europa, sirviendo en cierta manera como preparque del Parque Nacional de los Picos de Europa.

Los valles y sierras de la Reserva de Saja se encuentran en un estado de conservación muy aceptable, con extensos hayedos y robledales en sus laderas, y hermosas brañas (pastos de verano) en las zonas altas, que sirven de pasto a la vaca tudanca, autóctona de Cantabria. Estos montes albergan una gran riqueza faunística, con ciervos, corzos, jabalíes, rebecos, lobos, numerosas rapaces… y dos especies muy escasas pero todavía presentes en algunos puntos de la Reserva de Saja: oso pardo y urogallo.

Venada cerca de la pista

Venada cerca de la pista

Para descargar el track para GPS desde Wikiloc pinchar aquí: (hay que registrarse en Wikiloc)

La ruta la iniciamos en el Centro de interpretación del Parque Natural Saja-Besaya, lugar donde el autobús tenía espacio suficiente para parar y poder dar la vuelta para poder irnos a recoger a nuestro destino final en el pueblo de Tudanca. Este centro de interpretación se ubica inmediatamente al sur de la localidad de Saja en el punto kilométrico 13 de la carretera autonómica 280 (Cabezón de la Sal –Reinosa), al comenzar la ascensión del puerto de Palombera, en el municipio de Los Tojos. Allí aprovechamos a hacernos una foto de grupo.

Algunos de los participantes de la ruta

Algunos de los participantes de la ruta

Una vez en este punto iniciamos un corto recorrido por la carretera que asciende hacia Palombera, al cabo de unos 500 metros nos encontramos en el punto denominado la Fuente de la Cueva del Poyo, y después de pasar un puente, nace una pista a mano derecha de la carretera que nos adentra en el majestuoso bosque de hayas y robles de Saja. En este punto encontramos un cartel indicador de la ruta y un poco más adelante, en la carretera principal hay un pequeño aparcamiento para poder dejar el coche.

Desvío hacia el inicio de la pista

Desvío hacia el inicio de la pista

En este punto empezamos a caminar por una pista ancha en la que está prohibida la circulación de vehículos. El camino es ligeramente ascendente y se va ganando altura. La pista atraviesa un gran hayedo, tal vez el mejor conservado de toda la Cornisa Cantábrica que, aunque en esta época no tiene hojas, tiene un gran encanto. Este El primer día que hicimos esta ruta para prepararla con mis dos amigos bonoruteros nos encontramos en uno de los primeros tramos una jabalí con tres jabatos, ya un poco creciditos que la seguían.

Jabalíes en el hayedo

Jabalíes en el hayedo

El camino se interna en el bosque y va ganando altura en sucesivas revueltas sin pérdida posible. Aunque hay alguna senda secundaria, debemos ignorarla. La pista atraviesa el hayedo, donde podemos observar, si ascendemos en silencio, cosa prácticamente imposible con un grupo de 44 personas, venados, jabalíes y corzos entre ejemplares de hayas con una altura de unos 40 metros. El día que fuimos a preparar la ruta observamos unas venadas entre las hayas.

Venada cerca de la pista

Venada cerca de la pista

El ascenso entre el hayedo es cómodo, pero al final, para la gente que no está acostumbrada a andar se le hizo un poco durillo. En total son seis kilómetros entre las hayas hasta llegar a la parte final de la subida, donde el hayedo clarea, dejando paso a acebos, espinos y saúcos, antes de llegar a las Brañas de Bucierca. En este último tramo nos encontramos algunas partes de la pista que todavía estaban cubiertas de nieve.

Pista cubierta de nieve

Pista cubierta de nieve

Al llegar al final del hayedo, en la braña de Bucierca, un pastizal donde el camino de bifurca, nos dirigimos hacia una estabulación de ganado para agrupar a los senderistas y descansar un poco de la subida.

Estabulación ganadera en braña de Bucierca

Estabulación ganadera en braña de Bucierca

Después de tomar un refrigerio volvimos a bajar a la pista principal para continuar por dicha pista en dirección hacia Tudanca.

Continuando por pista principal

Continuando por pista principal

Seguimos ascendiendo por esta pista, ya en muy ligero ascenso hasta encontrarnos con dos abrevaderos para el ganado que se encuentra justo al lado de la pista.

Abrevaderos para el ganado junto a pista

Abrevaderos para el ganado junto a pista

Siguiendo por la pista principal a nuestra izquierda vamos dejando las cimas del Cueto de la Concilla, La Concilla de Abajo y del Toral de Remallo. Nuestro siguiente punto de referencia es otro abrevadero que se encuentra justo después de unas marcas en unas estacas. Esta es el abrevadero del collado de Bralalengua (1.102 m,).

Collado de Brañalengua con Cueto Concilla al fondo

Collado de Brañalengua con Cueto Concilla al fondo

En este punto llega el punto más conflictivo de todo el camino, y más si nos aparece la niebla, tal y como nos ocurrió el día anterior, el cual sino hubiésemos tenido el móvil con el GPS nos habría costado encontrar el camino. Este punto es conflictivo porque en principio parece que la pista nos lleva en dirección a la Sierra de Peña Sagra y sin embargo lo que tenemos que hacer es dirigirnos hacia nuestra derecha siguiendo la pista que circula bordeando el Alto de la Jazona (1.147 m.) Aquí nos encontramos un problema, que ya habíamos detectado el día anterior, la pista que bordeaba este alto estaba cubierta por nieve y era bastante complicado atravesar este gran nevero. Por dicho motivo lo que hicimos fue ascender hacia el Alto de la Jazona para librar ese paso y volver a contactar con la pista principal.

Ascendiendo al Alto de la Jazona

Ascendiendo al Alto de la Jazona

Desde aquí había unas maravillosas vistas de la Sierra de Peña Sagra, en la que destacaba por encima el Cornón.

En el Alto de la Jazona con Peña Sagra al fondo

En el Alto de la Jazona con Peña Sagra al fondo

Una vez en el alto nos dirigimos hacia la pista la cual se encontraba unos metros más abajo.

De nuevo en la pista principal

De nuevo en la pista principal

Esta pista nos lleva hasta nuestro siguiente punto de reagrupamiento, en concreto el lugar donde íbamos a parar para comer y reponer fuerzas. Este lugar es conocido con el nombre de Braña de Carracedo o Collado de Carracedo, divisoria entre las cuencas del río Saja y del río Nansa y, donde existe una especie de redil para meter ganado junto al que paramos para comer.

Comiendo en braña Carracedo con Peña Sagra al fondo

Comiendo en braña Carracedo con Peña Sagra al fondo

Nada más acabar de comer empezamos a ver cómo se nos iba echando la niebla encima así que decidimos recoger y agruparnos para dirigirnos hacia una columna de piedra y un cartel señalizador.

Columna de piedra marcando inicio de pista a Tudanca

Columna de piedra marcando inicio de pista a Tudanca

Aquí, es donde comienza otra pista o camino forestal ancho y claro que nos conducirá en suave descenso a Tudanca. Esta pista, va dejando a nuestra derecha la cima del Cueto La Cahorra (1.189 m.). Más adelante, en el recorrido por la pista, aparece a nuestra izquierda lo que en la zona denominan “el Prau Conceju de Tudanca”, enorme pradería de aprovechamiento comunal. Aquí se nos empezó a meter la niebla y no pudimos disfrutar de las vistas.

Metiéndose la niebla

Metiéndose la niebla

Una vez bordeado el cueto de La Cahorra iniciamos un descenso a ciegas hacia Tudanca. Esta fue la zona más complicada y teníamos que ir muy juntos ya que los niños se podían salir de la pista y perderse fácilmente. Es más en uno de los puntos decidimos hacer un recuento para comprobar que todo iba bien.

Bajando entre la niebla

Bajando entre la niebla

Si no hubiésemos tenido niebla en este descenso las vistas serían espectaculares, se vería en embalse de la Cohilla y al llegar al mirador de la Jorcada se podría tener una magnífica vista sobre el río Nansa, las aldeas de La Lastra, Tudanca y Santotis a nuestros pies y Peña Sagra cerrando el valle por el oeste.

Después de atravesar dos pasos canadienses, algunos desvíos a nuestra izquierda y dejar un redil para el ganado, también a nuestra izquierda llegamos a una pista hormigonada que se dirigía hacia Tudanca y donde encontramos un indicador que nos dirigía hacia el punto del que veníamos, la braña de Carracedo o a la Ermita de Virgen de las Nieves. En este punto nos dirigimos por la pista hacia la derecha en descenso a Tudanca. Allí aprovechamos para hacer una foto del grupo.

Entrada en pista hormigonada

Entrada en pista hormigonada

Aquí ya no hay pérdida posible, sólo hay que ir descendiendo siguiendo la pista hormigonada, la cual se dirige hacia Tudanca, la cual se puede ver entre la niebla.

Tudanca entre la niebla

Tudanca entre la niebla

Al llegar a las cercanías de Tudanca nos encontramos varios caminos que se dirigen hacia el pueblo. Cogimos el primero de ellos, el cual era bastante pindio y que se encontraba a la izquierda de la pista.

Pista a Tudanca

Pista a Tudanca

Ya en Tudanca, la “Tablanca” de José María de Pereda en la novela Peñas Arriba, fuimos a ver la conocida Casona de Tudanca, la cual actualmente es un museo y en otros tiempos la vivienda del escritor José María de Cossío, en la cual acogió en ella a numerosos escritores como Gerardo Diego, Unamuno o Alberti.

Para ver la imagen en Wikiloc pinchar sobre la imagen

Ruta en Google Earth

Ruta en Google Earth

Curva de tiempo-altura

Curva altura-tiempo

Curva altura-tiempo

 

Saja – Tudanca
Distancia Total Ruta lineal de aproximadamente 17 km.
Duración Total El recorrido lo hicimos en 5 horas y media. Estuvimos parados aproximadamente 1 hora para comer y hacer fotos.
Dificultad La dificultad de la ruta es fácil, pero la nieve y la niebla puede dificultarla.
Desnivel El desnivel es de 650 m. y el acumulado de unos 850 m. en ascenso y 870 en descenso.
Tipo de camino Todo el camino es por pista, senderos y campo a través.
Agua potable Nos encontramos varios abrevaderos para el ganado en todo el camino y varios arroyos.
Época recomendada Se puede hacer durante todo el año, pero en invierno podemos encontrarnos nieve que dificultaría el camino así como la peligrosa niebla. También en la época de otoño-invierno nos podemos encontrar cacerías que harían imposible el hacer el camino.
Cartografía y Bibliografía Hoja 82-I (Tudanca) y 82-II (Los Tojos) a escala 1:25.000 del Instituto Geográfico Nacional.
Track GPS Enlace a track para GPS en Wikiloc

El jueves 29 de enero realizamos la tercera ruta del año. En este caso no fuimos el grupo habitual de cuatro personas, sino que fuimos un grupo de 65 senderistas. Esto es debido a que en el colegio en el que trabajo, Salesianos,  queríamos celebrar la fiesta de nuestro patrono, San Juan Bosco, de una forma diferente, y que mejor forma que juntarnos todos para hacer una ruta de senderismo.

Teníamos planeado realizar la ruta por la zona del Asón Alto para poder visitar la zona de las Canalongas, pero vimos que los días anteriores habían dado nieve y lluvias por esa zona, así que nos buscamos una alternativa por otra zona en la que pronosticasen mejor tiempo y fue por Aguilar de Campoo. Esta es la primera de las rutas que están reflejadas en este blog que no es por Cantabria, sino que se encuentra en la comunidad de Castilla-León y en concreto en la provincia de Palencia.

Para ello nos desplazamos en autobús desde Santander hasta el pueblo palentino de Mave, junto a Santa María de Mave, donde destaca el famoso Convento de Santa María de Mave. Allí nos apeamos y dimos unas pequeñas indicaciones para poder realizar la ruta.

Grupo de senderistas

Grupo de senderistas

Desde este punto nos dirigimos hacia la carretera comarcal que se dirige a Olleros de Pisuerga. Al llegar a esta carretera nos dirigimos a mano derecha para posteriormente coger un cruce a la izquierda en la que hay un indicador que marca el camino a seguir hacia el Cañón de la Horadada que se encuentra junto al río Pisuerga.

Para descargar el track para GPS desde Wikiloc pinchar aquí: (hay que registrarse en Wikiloc)

Desvío hacia el Cañón de la Horadada

Desvío hacia el Cañón de la Horadada

Nada más entrar en este desvío nos encontramos en una ancha pista, la cual estaba cubierta de agua debido a la nieve que había días atrás en esta misma pista.

Pista hacia el Cañón de la Horadada

Pista hacia el Cañón de la Horadada

Al poco de empezar a caminar por esta pista pudimos ver el inicio de la zona de la Quebrantada, que sería el inicio del cañón de la Horadada.

Zona de la Quebrantada

Zona de la Quebrantada

Al poco tiempo ya nos adentramos en la entrada al Cañón de la Horadada, donde empezamos a caminar sobre la nieve por una senda flanqueada por chopos. Aquí encontramos unas marcas roja y blanca indicando el camino correcto.

Empezando a caminar sobre la nieve

Empezando a caminar sobre la nieve

Siguiendo por esta pista nevada nos encontramos una portilla que se dirigía hacia la Central hidroeléctrica de la Horadada. Dejamos dicha puerta a nuestra izquierda y continuamos por la pista que indicaba que quedaban dos kilómetros del Cañón de la Horadada, aunque nosotros no lo haríamos entero.

Camino al Cañón de la Horadada

Camino al Cañón de la Horadada

Enseguida pasamos por la Central hidroeléctrica de la Horadada, la cual se surte del río Pisuerga, el cual nace en nuestro Pico Tres Mares, para luego surtir sus aguas al río Duero y desembocar en el Atlántico. De hay el nombre de Pico Tres Mares, ya que surte aguas al Océano Atlántico con el río Pisuerga, al mar Cantábrico con el  Nansa y al Mediterráneo con el Ebro.

Central Hidroeléctrica de la Horadada sobre el Pisuerga

Central Hidroeléctrica de la Horadada sobre el Pisuerga

Continuando por esta senda nevada dejamos otra puerta a la izquierda y posteriormente tuvimos que saltar un pequeño arroyo para ya acceder al cañón de la Horadada.

A punto de atravesar un arroyo

A punto de atravesar un arroyo

Al poco de atravesar el arroyo iniciamos un pequeño ascenso por una zona rocosa.

Primero de los ascensos

Primero de los ascensos

A partir de este punto, el cañón de La Horadada queda reservado al Pisuerga y a la vía del tren, de manera que se debe ir pegado a la roca por un camino que sube a las muchas cuevas, como la Cueva del Gitano, que salpican el desfiladero y en cuyo interior se han encontrado numerosos restos arqueológicos sobre todo referentes a la edad del Bronce.

Caminando junto a las paredes rocosas

Caminando junto a las paredes rocosas

La única manera de salir del cañón es a través  de un arco de piedra transitable.

Saliendo de la zona rocosa por túnel natural

Saliendo de la zona rocosa por túnel natural

Una vez fuera de La Horadada, el camino se adentra en una zona de cultivos dominada por la meseta de Las Tuerces.

Meseta de la Tuerces

Meseta de la Tuerces

En vez de seguir junto al río Pisuerga, nos dirigimos por una zona bastante llana por la zona de Los Casares, hasta encontrar una pista que se dirige hacia el pueblo de Villaescusa de las Torres, pero que en este momento al estar cubiertos de nieve no pudimos encontrar.

Por la pista que se dirige a Villaescusa de las Torres

Por la pista que se dirige a Villaescusa de las Torres

Por esta pista ya se veía muy cerca nuestro destino final, la zona de las Tuerces con un paisaje fantasmagórico donde el agua, el sol, el viento, el hielo y la lluvia han modelado formas singulares, arcos naturales, setas pétreas y cerrados callejones.

Las Tuerces

Las Tuerces

Ya nos encontrábamos cerca del pueblo de Villaescusa de las Torres, punto de partida del ascenso hacia Las Tuerces.

Pueblo de Villaescusa de las Torres

Pueblo de Villaescusa de las Torres

Ya cerca del pueblo teníamos una bonita vista de alguna de las conocidas formaciones de la zona de Las Tuerces.

Formaciones rocosas de Las Tuerces

Formaciones rocosas de Las Tuerces

Nada más pasar por esta zona ya nos dirigimos a la entrada del pueblo de Villaescusa de las Torres, pasando cerca del cementerio.

Llegando a Villaescusa de las Torres

Llegando a Villaescusa de las Torres

Una vez en el pueblo nos dirigimos por un sendero, en este momento totalmente cubierto nevado, hacia la zona de las Tuerces, esta fue la parte más “dura” de la ruta, ya que se juntaba un ligero ascenso junto con la capa de nieve, la cual dificultaba el caminar.

Ascendiendo hacia Las Tuerces

Ascendiendo hacia Las Tuerces

En este primer ascenso nos encontramos a mano izquierda un punto en el que indicaban que había una fuente, la fuente de San Pedro, aunque se trata de un agua sin tratar.

Fuente de

Fuente de San Pedro

Continuamos ascendiendo hacia el Monumento Natural de Las Tuerces, es una zona semejante a la ciudad encantada de Cuenca, solamente que esta tiene menos fama y por tanto es menos conocida, pero no menos atractiva, es más algunas personas lo conocen con este nombre la Ciudad Encantada de Las Tuerces.

Caminando hacia las Tuerces

Caminando hacia las Tuerces

Ya sólo nos quedaba un último esfuerzo para llegar a la parte más alta de este Monumento Natural de Las Tuerces.

Último tramo en el ascenso a las Tuerces

Último tramo en el ascenso a las Tuerces

Después de este “gran esfuerzo”, según algunos de los participantes, se notaba que no eran habituales de la montaña, llegamos a una zona muy conocida por sus famosas formaciones.

Primeras formaciones rocosas

Primeras formaciones rocosas

Aquí nos paramos un momento a descansar, picar algo y disfrutar de las bonitas vistas. desde este punto se podía ver el pueblo de Aguilar de Campoo, la montaña Palentina, con uno de nuestros últimos ascensos, el Valdecebollas, el Sestil, Peña Rubia,…

Vistas de Aguilar de Campoo y Montaña Palentina

Vistas de Aguilar de Campoo y Montaña Palentina

Una vez tomado un refrigerio y descansado un poco empezamos a caminar entre las extrañas formaciones rocosas, agujeros, galerías, canales,…

Pasillos rocosos

Pasillos rocosos

Hasta llegar a la formación más conocida de esta “Ciudad Encantada de Las Tuerces”, una formación en forma de champiñón y conocida con el nombre de Peña La Mesa (1.068 m.) y en la que destaca una cruz en su alto.

Peña La Mesa

Peña La Mesa

También le hice una fotografía desde otro punto en el que parecía más un champiñón.

Otra vista de la Peña de La Mesa

Otra vista de la Peña de La Mesa

Una vez vista esta famosa peña, nos dirigimos hacia un gran mirador desde el que se podía ver todo el recorrido que habíamos realizado, pero previamente pasamos por una especie de pasadizo del que cayeron algunos pequeños bloques de hielo.

Pasillo junto a las rocas

Pasillo junto a las rocas

Nada más pasada esta última formación nos dirigimos al mirador desde el cual se podía ver todo el recorrido que habíamos realizado. la verdad que en este punto no pudimos estar mucho tiempo ya que hacía un viento bastante fuerte y frío, así que disfrutamos un poco de la vista y nos adentramos a una zona más resguardada en la que nos protegimos para comer.

En el mirador sobre el camino

En el mirador sobre el camino

Después de comer, y con bastante más frío que antes de comer, nos dirigimos hacia la salida de Las Tuerces para encaminarnos hacia el cercano pueblo de Villallano.

Saliendo de Las Tuerces

Saliendo de Las Tuerces

Iniciamos el descenso dirigiéndonos por lo que debía ser una pista que iba paralelo a un gran pinar. Esta zona estaba totalmente cubierta por una gran capa de nieve y se conoce con el nombre de Valdespinoso.

Caminando junto a pinar

Caminando junto a pinar

Después llegamos a una pista, la cual parecía que estaba asfaltada y que se podía tomar tanto a derecha coma a izquierda para llegar a nuestro destino final, Villallano. Nosotros la cogimos a mano derecha, que aunque parecía el camino más largo, al final no iba a ser así.

Pista a la derecha

Pista a la derecha

Continuamos caminando por una pista, que aunque estaba totalmente cubierta por nieve se veía que era bastante ancha y cómoda. Esta pista bordeaba por su parte más baja el Alto de La Cruz (967 m.) y se dirigía hacia la carretera que va desde Villallano a Gama.

Llegando a la carretera de Villallano a Gama

Llegando a la carretera de Villallano a Gama

Al llegar a la carretera nos dirigimos a mano izquierda y caminamos aproximadamente durante 1 km. hasta llegar a nuestro destino final en el pueblo de Villallano.

Ya en Villallano

Ya en Villallano

Nos dirigimos hacia el final del pueblo, o principio según desde donde se mire, hasta llegar a un pequeño parque con columpios y una pista deportiva donde nos recogió el autobús para llevarnos de regreso a casa.

Fin de la ruta

Fin de la ruta

Para acabar nos subimos al autobús y nos dirigimos hacia la estación de servicio de Matamorosa donde algunos se cambiaron de ropa y otros tomamos un caldo caliente y alguno de los postres típicos de la zona de Campoo, en concreto las conocidas y ricas pantortillas de Casa Vejo.

Para ver la imagen en Wikiloc pinchar sobre la imagen.

Ruta en Google Earth

Ruta en Google Earth

Curva de tiempo-altura

Curva de tiempo-altura

Curva de tiempo-altura

Mave – Villaescusa de Las Torres – Las Tuerces – Villallano
Distancia Total Ruta lineal de aproximadamente 12 km.
Duración Total El recorrido lo hicimos en 4 horas y 20 minutos. Estuvimos parados aproximadamente 1 hora para comer y hacer fotos.
Dificultad La dificultad de la ruta es fácil, pero la nieve la hizo un poco más dura.
Desnivel El desnivel es de 200 m. y el acumulado de unos 500 m.
Tipo de camino Todo el camino es por nieve, aunque en otras épocas se iría por pista, senderos y campo a través.
Agua potable No encontramos fuentes por culpa de la nieve pero si hay alguna por el camino, así como arroyos.
Época recomendada Es un recorrido que tiene su encanto hacerlo en esta época con nieve. En otra época sería más sencillo.
Cartografía y Bibliografía Hoja 133-II (Aguilar de Campoo) y 133-IV (Prádanos de Ojeda) a escala 1:25.000 del Instituto Geográfico Nacional.
Track GPS Enlace a track para GPS en Wikiloc
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 121 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: