Feeds:
Entradas
Comentarios

El sábado 02 de Enero nos juntamos cuatro amigos para realizar la primera ruta de senderismo del año 2016. Como hacía algún tiempo que no realizábamos ninguna nos decidimos por una que no fuese muy dura, aunque al final estuvo en la línea de las que hacemos normalmente. La ruta que hicimos fue por la zona de Campoo, en concreto por la zona sur del conocido trail de montaña de la Herradura de Campoo, ya que en otra ocasión realizamos una ruta por la zona norte de este mismo trail.

Para descargar el track para GPS desde Wikiloc pinchar aquí: (hay que registrarse en Wikiloc)

Para ver el vídeo del bono-ruta realizado por uno de los senderistas.

La ruta comienza en el kilómetro 20 de la carretera que va de Reinosa a Brañavieja, en concreto en el Collado de Henar. Allí se encuentra, a mano izquierda, una zona donde se puede aparcar el coche y donde nos preparamos para iniciar la ruta.

Aparcamiento en Collado de Henar

Aparcamiento en Collado de Henar

De la cuneta izquierda de este collado, junto donde aparcamos el coche, parte una pista de grava que baja en paralelo a la carretera que se dirige a Brañavieja.

Pista de grava paralela a la carretera

Pista de grava paralela a la carretera

Esta pista de grava va en un ligero descenso en dirección al río Híjar y en ella nos encontramos algunos acebos de gran belleza.

Acebo junto a la pista

Acebo junto a la pista

Continuamos descendiendo por esta pista de grava la cual circula por una ladera cubierta de tramos por escobas y brezos. El monte del otro lado del río está dominado por los bosques de hayas, ya sin hojas en esta época, y abedules, con la Braña del Culero y, a lo lejos, el aplanado horizonte de El llano, en los límites con Palencia.

En apenas quince minutos, tras una pequeña curva, se abrirá a nuestra vista la zona de Cirezos, con sus cabañas, pastos y acebales. Después de llevar caminado un kilómetro y medio aproximadamente, la pista se divide en dos; de frente sigue la ruta de Cirezos y Alto Campoo

Indicador hacia los Cirezos y Alto Campoo

Indicador hacia los Cirezos y Alto Campoo

Mientras que nosotros cogemos el camino de la izquierda que se dirige hacia un puente que cruza el río Híjar.

Cruce hacia la izquierda

Cruce hacia la izquierda

El Híjar es el origen del río Ebro, tras recorrer más de 20 km de la cabecera del Valle de Campoo, y un breve trayecto subterráneo de 800 m, resurge en la localidad de Fontibre, recibiendo entonces el nombre de Ebro. El cruce sobre este río lo hacemos usando el puente de Saldorio, en la braña del mismo nombre.

Puente Saldorio sobre río Híjar

Puente Saldorio sobre río Híjar

Al cruzar el puente comenzamos a subir por una pista por un hayedo en dirección contraria a la que traíamos. La pista está cubierta por una ligera capa de nieve recién caída y que va en ligero ascenso por esta ladera del monte en el que además de hayas podemos encontrar acebos y abedules.

Pista en ascenso hacia la Braña de Culero

Pista en ascenso hacia la Braña de Culero

En este ascenso podemos encontrar algún arroyo que corta el monte en dos y que destaca entre la nieve.

Pequeño arroyo en el monte

Pequeño arroyo en el monte

Después de Saldorio se pasa por Brañías, otro grupo de pequeños pastizales junto al río. Al final de esta ligera subida se abre el bosque y aparecen grupos de acebos y por fin se alcanza la Braña de Culero, con restos de una vieja cabaña y una nave para el ganado y tejado verde un poco más adelante.

Nave cerca de la Braña de Culero

Nave cerca de la Braña de Culero

Desde esta pequeña braña junto a la nave se tenía una magnífica vista de la carretera que asciende hacia Brañavieja con sus cimas al fondo.

Carretera de ascenso a Brañavieja

Carretera de ascenso a Brañavieja

Dejamos la nave a nuestra derecha y encontramos un pequeño sendero entre escobas en el que tenemos que agacharnos para pasar por una especie de túnel de estas escobas.

Sendero entre escobas

Sendero entre escobas

Caminado por este sendero entre escobas llegamos a una fuente que se encuentra a nuestra derecha.

Fuente junto al sendero

Fuente junto al sendero

Allí continuamos por un pequeño sendero que avanza llaneando por un bosque claro y diverso de acebos, avellanos, algunas hayas de gran tamaño; más adelante bordea el Acebal de Orbaneja; una sombría mancha de acebos que se pierde cuesta abajo.

Sendero entre el bosque

Sendero entre el bosque

También pudimos encontrar un gran roble,

Roble en el sendero

Roble en el sendero

tras el cual avanzamos por Los Setales, zona de escobales, acebos y abedules, alguno de los cuales parece crecer sobre la misma roca.

Camino junto acebal

Camino junto acebal

Después de atravesar esta zona de escobales, entre brezos, pasamos por debajo de la Peña del Cuervo.

Peña el Cuervo

Peña el Cuervo

A nuestra derecha y, aunque el camino se hace menos claro en este tramo, sólo nos queda salvar una pequeña cuesta hasta encontrar el arroyo que viene de Peñalrostro, en un lugar tranquilo y de gran belleza.

Vaguada de arroyo de Peñaelrosrtro

Vaguada de arroyo de Peñalrostro

En este momento hemos llegado a un lugar llamado Tres canales, lugar llamado así porque en él se unen tres arroyos principales: por el oeste (derecha del camino) el ya mencionado arroyo que viene de la Cuenca de Peñalrostro; del sur oeste ( de frente a nosotros) el del Hoyo Sotierro; y del este (izquierda) el de la Cuenca Becerrera, la más pequeña de las tres.

Tres Canales

Tres Canales

En Tres Canales seguimos hacia nuestra derecha, siguiendo el arroyo de Peñalrostro, primero dejándolo a la izquierda y después, cruzando sobre las rocas, por la otra orilla.

Arroyo de Peñalrostro

Arroyo de Peñalrostro

Ya, una vez cruzado el arroyo, continuamos el ascenso entre hayas, robles, abedules y escobas. Siempre continuamos caminando junto a la orilla del arroyo.

Caminando junto el arroyo

Caminando junto el arroyo

Después de salvar algunos obstáculos y sobre todo una esforzada subida,

Último tramo del ascenso

Último tramo del ascenso

llegamos a una pequeña braña en la Sel de Peñalrostro.

Inicio de la braña de la Sel de Peñalrostro

Inicio de la braña de la Sel de Peñalrostro

Continuamos caminando sobre un camino entre brezos y escobas cubierto de nieve que nos dirigía al Sel de Peñalrostro.

Sendero cubierto de nieve hacia la Sel de Peñalrostro

Sendero cubierto de nieve hacia la Sel de Peñalrostro

Después de este pequeño sendero entre brezos y por la nieve llagamos a la gran braña donde destaca al fondo las ruinas de una pequeña cabaña.

Braña con cabaña al fondo

Braña con cabaña al fondo

Esta es la cabaña de Barrio, un pueblo cercano de Alto Campoo y donde la sociedad de ganaderos de este pueblo construyó esta cabaña para refugiarse cuando subían al ganado.

Chapa de la cabaña de Barrio

Chapa de la cabaña de Barrio

En este punto hicimos una pequeña parada para pensar cuál sería el camino que tomaríamos para ascender a nuestra primera meta, Cueto Mañín (2.122 m.)

Mirando el plano, buscando el camino a seguir

Mirando el plano, buscando el camino a seguir

Como deseamos continuar hacia las próximas cimas buscamos una senda por detrás de la cabaña, una senda entre escobas, que va en ligero ascenso dejando a la izquierda el bosque de abedules de El Cuenquizo.

Abedules del Cuenquizo

Abedules del Cuenquizo

Dejando el bosque de abedules a nuestra izquierda llegamos a las brañas superiores de la Cuenca.

En la cuenca

En la cuenca

Aquí estuvimos buscando cuál era el camino más “sencillo” para llegar a la cima. Nos decidimos por ir, campo a través, hacia la izquierda.

Campo a través hacia la izquierda

Campo a través hacia la izquierda

Subimos haciendo un zig-zag campo a través por un camino en el que había muchas rocas sueltas y sobre las que era fácil resbalar, así que iniciamos este ascenso con mucha precaución. Una vez salvado el primer ascenso continuamos cresteando hacia Cueto Mañín, la primera de las cimas del día.

Cresteando hacia Cueto Mañín

Cresteando hacia Cueto Mañín

Ya estábamos llegando a la cima y se empezó a cubrir de nubes y de niebla, es decir, se estaba empezando a complicar la subida. Ya casi estábamos arriba y la temperatura había bajado bastante, estaríamos por debajo de los cero grados centígrados, es más el suelo estaba cubierto de una ligera capa de hielo en algunos tramos.

Ya veíamos la cima de Cueto Mañín

Ya veíamos la cima de Cueto Mañín

El buzón indicador de la cima de Cueto Mañín (2.122 m.) estaba totalmente cubierto de una capa de hielo.

Buzón de Cueto Mañín

Buzón de Cueto Mañín

Aquí, aunque hacia mucho frío, no me pude resistir a hacer una panorámica de todas las cimas del alrededor.

Panorámica desde Cueto Mañín

Panorámica desde Cueto Mañín

Después de realizar esta panorámica nos planteamos descender hacia nuestro punto de partida, ya que se estaba complicando el día, y no continuar hacia la próxima cima, Cotomañinos.

Se complicaba el día y la próxima cima se complicaba

Se complicaba el día y la próxima cima se también

Como vimos que el camino hacia Cotomañinos (2.143 m.) no estaba muy complicado nos decidimos a iniciar el ascenso hacia la cercana cima. A medida que nos acercábamos a la cima podíamos ver el montículo que lo indicaba.

Cima de Cotomañinos

Cima de Cotomañinos (2.143 m.)

En la cima hacia mucho frío, pero no nos resistimos a hacernos un selfie.

Selfie en la cima de Cotomañinos

Selfie en la cima de Cotomañinos

Después del selfie iniciamos el complicado descenso sobre el hielo hacia nuestro punto de partida. Para ello comenzamos a descender cresteando hacia la izquierda.

Camino de descenso

Camino de descenso

A medida que descendíamos se empezó aclarar un poco el día y pude realizar una nueva panorámica, pero esta vez con mejores vistas.

Panorámica de la herradura de Alto Campoo

Panorámica de la Herradura Campoo

El descenso lo hicimos siguiendo el cordal de Cueto Mañín-Cotomañinos que va perdiendo altura, dejando a la izquierda la Cuenca de Piedrahíta y a la derecha la Cuenca de Peñalrostro. Llegamos al Alto de la laguna, pequeño rellano donde hay una charca.

Alto de La Laguna con su charca

Alto de La Laguna con su charca

En este punto el cordal gira hacia el este; desde aquí vemos Brañavieja, El Henar y el valle hasta Reinosa.

Reinosa al fondo

Reinosa al fondo

En este punto vimos por tercera vez en el día una manada de venados que ascendía hacia Cotomañinos.

Manada de venados

Manada de venados

Continuamos descendiendo por un sendero poco marcado hasta llegar a una pequeña braña.

Llegando a la braña

Llegando a la braña

Continuamos descendiendo hasta llegar a otro rellano, el Alto de Las Concías, donde hay una gran roca y donde paramos a descansar un momento.

Alto de Las Concías

Alto de Las Concías

Desde aquí hay algún sendero que baja hacia la Braña de Culero, pero como son difíciles de encontrar nos dejamos caer hacia la izquierda abandonando Peñalrostro, cuesta abajo por todo el bosque.

Atravesando el bosque

Atravesando el bosque

Atravesando el bosque llegamos a encontrar la ruta por la que iniciamos el recorrido. Nosotros llegamos a un punto justo antes de la nave de tejado verde para el ganado.

Llegando a la pista principal.

Llegando a la pista principal.

Una vez en la pista regresamos por el camino que habíamos utilizado en el ascenso, pero esta vez dirigiéndonos hacia el río Híjar en Saldorio y luego hacia el aparcamiento en el Henar.

Para ver la imagen en Wikiloc pinchar sobre la imagen.

Ruta en Google Earth

Ruta en Google Earth

Curva de distancia-altura

Curva de distancia-altura

Curva de distancia-altura

 

El Henar – El Culero –  Cueto Mañín – Cotomañinos – El Henar
Distancia Total Ruta circular, aunque un primer tramo se recorre en la ida y la vuelta, de 15,7 km.
Duración Total El recorrido lo hicimos en 6 horas y 20 minutos. Paramos varias veces para descansar y una para comer, en total aproximadamente una hora.
Dificultad La dificultad es moderada. Lo más duro es el último tramo de ascenso, así como el recorrido sobre el hielo.
Desnivel El desnivel es de sólo 700 metros, aunque el desnivel acumulado es de unos 950 m.
Tipo de camino El camino es variado, pista, senderos, campo através, nieve y hielo.
Agua potable Sólo hay una fuente pero yo no bebería de esa agua, prefiero el de los arroyos.
Época recomendada Se puede hacer en cualquier época del año, pero en invierno habría que hacerla con raquetas por la nieve y el hielo.
Cartografía y Bibliografía Hoja 82-III (Valdeprado) y 82-IV (Espinilla) a escala 1:25.000 del Instituto Geográfico Nacional.
Track GPS Enlace a track para GPS en Wikiloc

El sábado 31 de octubre nos embarcamos en una nueva ruta de senderismo con un grupo de 30 senderistas, entre niños y adultos. Esta es la primera ruta que organizamos este curso escolar con las familias del colegio donde trabajo. Previamente, el 26 de Septiembre, nos fuimos tres amigos para prepararla y tener claro el camino que íbamos a seguir. Por esa razón en esta entrada hay fotografías de los dos días.

La ruta que realizamos comenzaba en el pueblo pasiego de La Vega de Pas y finalizaba en el mismo punto. El recorrido que realizamos es el PR-S75 y recibe el nombre de Las riberas del Aján y Yera, dos afluentes del río Pas. Para ello partimos a las 09:00 horas en un autobús desde Santander con destino a La Vega de Pas. Aparcamos en el parking que se encuentra junto al Colegio de Educación Primaria “Doctor Madrazo”, cirujano ilustre que nació en este pueblo.

Grupo de senderistas

Grupo de senderistas

Para descargar el track para GPS desde Wikiloc pinchar aquí: (hay que registrarse en Wikiloc)

Comenzamos a caminar por la carretera que se dirige hacia el pueblo y al llegar al cruce que se desvía hacia la plaza principal del pueblo, nosotros la dejamos a nuestra izquierda y seguimos por la carretera que se dirige hacia el puerto de Estacas de Trueba. A los pocos metros del cruce (unos 30 m.), nada más pasar un grupo de casa, nos encontramos un desvío a mano derecha el cual cogimos y atravesamos un puente sobre el río.

Desvío a mano derecha

Desvío a mano derecha

Nada más atravesar el río cogemos una carretera secundaria a mano izquierda y la seguimos durante unos pocos metros hasta que encontramos un desvío hacia un senderillo junto a un muro de piedra y en la que se encuentra uno de los muchos postes indicadores que nos vamos a encontrar durante el bien indicado camino del PR-S75.

Desvío hacia la izquierda

Desvío hacia la izquierda

Este sendero va junto a la ribera del río Yera, el cual seguiremos durante una buena parte del recorrido.

Camino junto al río Yera

Camino junto al río Yera

Seguimos durante unos metros por este camino, teniendo la precaución de no coger ningún desvío, el cual está marcado con una cruz con las franjas amarilla-blanca.

Seguimos el camino sin coger desvío

Seguimos el camino sin coger desvío

Al cabo de muy poco tiempo nos encontramos de nuevo un puente que vuelve a atravesar el río y que se dirige de nuevo a la carretera que poco antes habíamos abandonado. En el camino de regreso no cogimos este desvío y ya realizamos este último tramo por la carretera.

VALLES_PASIEGOS_prs75_yera_ajan_DSC00010

Puente hacia la carretera

Ya en la carretera principal hacia Las Estacas de Trueba, la seguimos durante unos 250 metros, hasta que encontramos un grupo de un par de casas en la que hay un gran pequeño perro guardián y nos metemos por un pequeño callejo junto a estas casas.

Desvío hacia callejo junto a casa

Desvío hacia callejo junto a casa

Este es el camino donde empiezan las cabañas de Arejos y bajamos por el callejo hasta llegar a un bonito puente de piedra, el cual no atravesamos, sino que nos desviamos hacia la izquierda para ir junto al río.

Desvío hacia la izquierda, antes del puente

Desvío hacia la izquierda, antes del puente

Justo en este punto hay una zona rocosa junto al río, donde el primer día había una familia tomando el sol y dándose un baño en una especie de piscina que se forma en esta zona del río.

"Playa" junto al río

“Playa” junto al río

En esta zona algunos senderistas aprovecharon para hacer alguna bonita fotografía.

Senderistas pasando junto a la "playa"

Senderistas pasando junto a la “playa”

Continuamos por este sendero, el cual pasa junto a diferentes cabañas, durante un buen rato, siguiendo las múltiples marcas del pequeño recorrido que nos vamos encontrando. En este recorrido vamos por zonas muy estrechas junto a las cabañas, pasamos junto a lo que debió ser un molino. Tenemos que tener la precaución de no coger alguno de los puentes que nos encontramos a mano derecha, es decir no tenemos que cruzar el río principal.

Bonito puente que no tuvimos que atravesar

Bonito puente que no tuvimos que atravesar

También atravesamos un puentecillo que atraviesa un pequeño arroyo, justo antes de encontrar una gran cascada, la cual pudimos encontrar debido al ruido que hacía al caer el agua.

Primera gran cascada

Primera gran cascada

Continuamos callejeando junto a cabañas hasta que llegamos a una pequeña carretera de grijo que nos dirige a la carretera principal, la que habíamos abandonado un tiempo atrás.

Saliendo a la carretera

Saliendo a la carretera

Vamos caminando durante unos 200 m. por la carretera de Estacas de Trueba hasta encontrar de nuevo un desvío hacia mano derecha que nos dirige otra vez hacia el río.

Saliendo de nuevo de la carretera hacia el río

Saliendo de nuevo de la carretera hacia el río

Seguimos de frente ahora por un sendero y siempre el río a nuestra derecha. Más adelante junto a una cabaña seguimos paralelos a la pista de acceso a la carretera y un poco después cruzamos otra pista que da servicio a otro grupo de cabañas. Ante cualquier duda seguimos la corriente del río.

En este tramo nos encontramos bastantes cabañas, unas que están perfectamente rehabilitadas, manteniendo las características propias de estas cabañas, mientras que hay otras que todavía se encuentran sin rehabilitar.

Cabaña sin rehabilitar

Cabaña sin rehabilitar

 

Otra cabaña, esta en mejor estado

Otra cabaña, esta en mejor estado

En esta cabaña había un original columpio en mitad de un bonito cerrado de hierba.

Original columpio

Original columpio

Después de pasar por esta singular cabaña nos encontramos algo que no nos esperábamos, una plantación de arándanos. Toda la superficie estaba totalmente cubierta por grandes tiestos de plástico con plantas de arándanos de diferentes tamaños y con su sistema de regadío incluido. Algunos senderistas estuvieron hablando con la persona encargada de la plantación y les explicaron cual era el proceso del cultivo de este fruto, comentándonos que a los siete años de plantarlos es cuando son más productivas. La empresa se llama Agoraberries y se dedican a la venta de plantas y del fruto.

Plantación de arándanos

Plantación de arándanos

Más adelante nos encontramos una de las cabañas mejor rehabilitadas de todas las que vimos en todo el camino, tenía una bonito cerrado en el que destacaba un bonito y llamativo árbol, así como una pequeña cabaña para jugar los niños.

Cabaña perfectamente rehabilitada

Cabaña perfectamente rehabilitada

 

Cabaña para los niños

Cabaña para los niños

Después de pasar por esta última cabaña nos volvimos a encontrar otras cabañas en la que me llamó la atención una en la que en el “porche” almacenaba una gran cantidad de leña para el invierno.

Cabaña con "porche" con leña

Cabaña con “porche” con leña

Al poco rato encontramos una pista a mano izquierda donde pudimos ver una furgoneta de la empresa “Cantabria activa” donde había tres deportistas que se estaban preparando para realizar un descenso de barrancos, lo cual es muy típico por esta zona del río, sobre todo del río Yera.

Al poco rato ya llegamos al punto donde comienza la ruta circular, para ello cogemos un desvío a mano derecha atravesando el río por un bonito y antiguo puente el cual se encuentra junto a un antiguo molino.

Desvío a la derecha junto al molino

Desvío a la derecha junto al molino

Aquí aprovechamos para hacer un reagrupamiento y tomar un pequeño refrigerio.

Tomando un refrigerio junto al molino

Tomando un refrigerio junto al molino

Justo detrás del molino se encontraba la antigua rueda que utilizaba el molino para moler el grano.

Piedra del molino

Piedra del molino

La verdad que el puente sobre el que estuvimos descansando y tomando un refrigerio era una bonita y antigua estructura de piedras perfectamente colocadas hace muchísimos años.

Puente junto al molino

Puente junto al molino

Tras una breve subida y pasar junto a unas cabañas

Otra de las cabañas

Otra de las cabañas

el camino se convierte en un sendero que pronto se interna en el bosque y que recorre la ribera del río, que ahora ya es el Aján, donde son visibles innumerable saltos de agua, todos ellos se pueden visitar acercar lo suficiente para unas buenas fotos.

Una de las muchas cascadas

Una de las muchas cascadas

En esta zona de cascadas en mitad del bosque nos encontramos a algunos barranquistas haciendo el descenso por el río.

Grupo de barranquistas descendiendo el río

Grupo de barranquistas descendiendo el río

También pudimos ver alguna curiosidad, como fue un árbol junto al río y que parecía que no tenía raíces ya que estaba completamente sobre el río y sus raíces se dirigían hacia tierra para poder sostener todo el peso del árbol.

Árbol "volando" sobre el río

Árbol “volando” sobre el río

En todo este tramo es interesante salirse un poco del sendero y bajar hasta el borde de algunos de los saltos, que con el calor que hacía invitaban al chapuzón, aunque sólo con pensar a la temperatura que estaba el agua se nos quitaban las ganas.

Otro de los saltos de agua

Otro de los saltos de agua

También vimos algún puente que no cogimos, pero que nos llamaron la atención por su belleza.

Uno de los puentes

Uno de los puentes

Todo este camino, desde que lo iniciamos en La Vega de Pas, dos horas y seis kilómetros atrás, había sido en una ligera pero constante pendiente. Llevábamos un desnivel acumulado de 250 m., pero al ser en casi 6,5 km, se nos había hecho muy suave. En un claro junto a unas cabañas divisamos arriba a la izquierda la silueta del edificio que sirvió de alojamiento a los presos de la república que trabajaron en la obras de la linea férrea del mediterráneo.

Edificio donde descansaban los presos

Edificio donde descansaban los presos

Ya estábamos llegando al final del camino junto al río Aján y nos encontramos un cruce, el cual ya cogimos, hacia la izquierda. En este punto hay que tener la precaución de no pasárnoslo de largo ya que el poste indicador está deteriorado y le falta el indicador, a algún “civilizado” le molestaba (La fotografía es de otra fecha).

Desvío hacia la izquierda

Desvío hacia la izquierda

Aquí comienza el tramo más “duro” de toda la jornada. Se trataba de un corto pero duro ascenso hacia el edificio donde se alojaban los presos que “voluntariamente” se dedicaron a la construcción de los túneles de la línea férrea del Mediterráneo, el cual nunca se puso en funcionamiento. Al llegar a la parte superior pudimos adentrarnos en el edificio.

Edificio de los presos

Edificio de los presos

Continuamos, dejando este edificio a mano izquierda hasta que encontramos un cruce que va hacia la derecha y que nos dirige hacia el primero de los túneles que atravesaremos. Al poco encontramos el primero de ellos, El Majoral, con sus 285 m.

Primero de los túneles

Primero de los túneles

Después de atravesar este primer túnel nos dirigimos al siguiente, el que durante muchos años fue el túnel más largo de España, el túnel de La Engaña, con sus 6.976 m.

Túnel de la Engaña

Túnel de la Engaña

Junto a este túnel se encontraba la zona de residencia para los encargados de controlar la construcción, es decir, los jefes de obra, de los diferentes túneles. Ahora se encuentran en total estado de abandono, pero se nota que fueron unas construcciones bastante importantes.

Restos de edificaciones

Restos de edificaciones

También nos llamó la atención dos escudos que se encontraban a ambos lados del túnel, uno, a la derecha de la boca, es el escudo de la provincia de Santander

Escudo de la provincia de santander

Escudo de la provincia de Santander

Mientras que el otro, el de la mano izquierda es el  emblema de la Ingeniería Civil española, Caminos , 1876. Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos.

Escudo

Escudo Ingeniería Civil española, Caminos , 1876

La boca es enorme e invita a entrar. El agua se filtra por las grietas y el sonido de la voz retumba en cuanto nos adentramos unos pocos metros. Hace unos años se podía atravesar, pero después de los últimos desprendimientos, el paso se complicó mucho sobre todo en el desprendimiento mayor que hay que “escalarlo”. Atravesarlo en su estado actual entraña un gran peligro.

Entrada del túnel de la Engaña

Entrada del túnel de la Engaña

Junto al túnel hay restos de unas edificaciones del ferrocarril, una de ellas es un edificio de forma cilíndrica que era el antiguo molino que pulverizaba la piedra que sacaban de la excavación para volver a utilizarla.

Este túnel está situado entre los municipios de Vega de Pas, en Cantabria (cara norte), y Pedrosa de Valdeporres, en Burgos (cara sur). Evitando así el puerto de Estacas de Trueba que está encima. Se construyó como parte del proyecto de ferrocarril Santander-Mediterráneo, que pretendía unir el mar Cantábrico (puerto de Santander) y el mar Mediterráneo (puerto de Sagunto). Por la cara sur nace y discurre el río Engaña, el cuál le da nombre. En lugar de los 52 meses previstos para su construcción se prolongó durante 17 años y no llegó a utilizarse nunca. A pesar de esto, muchos camiones lo atravesaron cuando las grandes nevadas obligaban a cerrar el puerto del Escudo y el de estacas de Trueba, pero en octubre de 1999 quedó bloqueado tras un desprendimiento en su interior. Para las obras, realizadas originalmente por los reclusos republicanos se construyeron en 1942 dos poblados (ahora abandonados). Uno en Pedrosa de Valdeporres (Burgos) y otro en Vega de Pas (entonces provincia de Santander) con una población de 370 y 190 presos respectivamente.

Una vez que acabamos de visitar esta zona regresamos sobre nuestros pasos hacia el túnel de Majoral. Una vez atravesado este túnel nos dirigimos hacia los siguientes túneles, el primero de ellos era el de El Empeñadiro, con sus 130 m. Pero antes de llegar pudimos disfrutar de una bonita vista del edificio que albergaba la residencia de los presos.

Edificio de los presos

Edificio de los presos

A los pocos metros ya nos adentramos en el túnel de El Empeñadiro.

Entrada a El Emperañino

Entrada a El Empeñadiro

En estos túneles enseñé a los niños que nos acompañaban un truco para poder ver en la oscuridad. Este truco consiste en taparse uno de los ojos antes de entrar en el túnel y una vez en la oscuridad total te destapas el ojo y de repente se hace la luz. Los dos siguientes túneles, ya los últimos, son El Morro con 263 m. y El Morrito con 43 m.

El Morrito

El Morrito

Una vez pasado el último de los túneles pudimos ver la famosa cima del Castro Valnera (1.718 m.), cima a la que hay un proyecto para poder alcanzarla con un teleférico que partiendo de la estación de la Yera llegaría hasta dicha cima. Al final no está decidida su construcción, aunque pienso que sería un gran atractivo para esta zona.

Cima del Castro Valnera

Cima del Castro Valnera

Ya iba llegando el momento de hacer un descanso, así que al llegar a la estación de la Yera, hicimos una parada técnica para recuperar fuerzas y descansar un poco. Esta estación era una de las que estaban programadas para el ferrocarril Santander-Mediterráneo.

Estación de la Yera

Estación de la Yera

Hasta esta estación se puede llegar en coche por la carretera que asciende a Estacas de Trueba. Después del merecido descanso iniciamos el regreso hacia La Vega de Pas. Para ello nos dirigimos en dirección a las siguientes construcciones y justamente antes nos encontramos un desvío a la izquierda y que va hacia un sendero.

Desvío a la izquierda antes de las viviendas

Desvío a la izquierda antes de las viviendas

Nada más comenzar el descenso nos encontramos una bonita cabaña a mano derecha.

Otra bonita cabaña

Otra bonita cabaña

También desde este sendero se podía ver la carretera de Estacas de Trueba.

Carretera de Estacas de Trueba

Carretera de Estacas de Trueba

En este camino de descenso nos volvimos a encontrar unas bonitas cabañas

Cabaña

Cabaña

Así como algún otro puente que tuvimos que atravesar.

Puente a atravesar

Puente a atravesar

Seguimos descendiendo hasta que llegamos de nuevo al cruce donde se encontraba el molino donde hicimos la parada y donde comenzaba la ruta circular. Desde aquí ya seguimos el mismo camino que en la subida con la única diferencia que el último tramo lo hicimos por la carretera en vez de meternos por el sendero junto al río.

Desvío a la derecha junto al molino

Regreso al cruce junto al molino

Después de casi 18 km y 6 horas y cuarto finalizamos el recorrido y para descansar y comentar un poco la ruta nos fuimos a la plaza del pueblo de La Vega de Pas donde nos sentamos en una terraza para tomar un refresco y como no, para comernos la famosa quesada y comprar los riquísimos sobaos de la zona. En concreto los compramos en la casa Etelvina Sañudo, y aunque yo soy muy de los sobaos del Macho, estos no me defraudaron, estaban estupendos.

Para ver la imagen en Wikiloc pinchar sobre la imagen

Ruta en Google Earth

Ruta en Google Earth

Curva altura – tiempo

Curva altura-tiempo

Curva altura-tiempo

 

Riberas del Aján y del Yera y túneles de la Engaña
Distancia Total Ruta combinada, por un lado hay un tramo circular y otro tramo de ida y vuelta. La distancia total es de unos 18 km.
Duración Total El recorrido lo hicimos en 6 horas y 15 minutos. Paramos varias veces para descansar y una para comer, en total aproximadamente una hora y media.
Dificultad La dificultad es baja y lo pueden hacer incluso niños.
Desnivel El desnivel es de sólo 300 metros. Con un desnivel acumulado de unos 700 m.
Tipo de camino El camino es variado, carretera, pista, senderos,…
Agua potable No hay ninguna fuente en todo el camino, pero el río lleva un agua muy apetecible.
Época recomendada Se puede hacer en cualquier época pero tras las lluvias puede estar un poco embarrado.
Cartografía y Bibliografía Hoja 84-I (Vega de Pas) a escala 1:25.000 del Instituto Geográfico Nacional.
Track GPS

Enlace a track para GPS en Wikiloc

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 144 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: