Feeds:
Entradas
Comentarios

El jueves 29 de enero realizamos la tercera ruta del año. En este caso no fuimos el grupo habitual de cuatro personas, sino que fuimos un grupo de 65 senderistas. Esto es debido a que en el colegio en el que trabajo, Salesianos,  queríamos celebrar la fiesta de nuestro patrono, San Juan Bosco, de una forma diferente, y que mejor forma que juntarnos todos para hacer una ruta de senderismo.

Teníamos planeado realizar la ruta por la zona del Asón Alto para poder visitar la zona de las Canalongas, pero vimos que los días anteriores habían dado nieve y lluvias por esa zona, así que nos buscamos una alternativa por otra zona en la que pronosticasen mejor tiempo y fue por Aguilar de Campoo. Esta es la primera de las rutas que están reflejadas en este blog que no es por Cantabria, sino que se encuentra en la comunidad de Castilla-León y en concreto en la provincia de Palencia.

Para ello nos desplazamos en autobús desde Santander hasta el pueblo palentino de Mave, junto a Santa María de Mave, donde destaca el famoso Convento de Santa María de Mave. Allí nos apeamos y dimos unas pequeñas indicaciones para poder realizar la ruta.

Grupo de senderistas

Grupo de senderistas

Desde este punto nos dirigimos hacia la carretera comarcal que se dirige a Olleros de Pisuerga. Al llegar a esta carretera nos dirigimos a mano derecha para posteriormente coger un cruce a la izquierda en la que hay un indicador que marca el camino a seguir hacia el Cañón de la Horadada que se encuentra junto al río Pisuerga.

Para descargar el track para GPS desde Wikiloc pinchar aquí: (hay que registrarse en Wikiloc)

Desvío hacia el Cañón de la Horadada

Desvío hacia el Cañón de la Horadada

Nada más entrar en este desvío nos encontramos en una ancha pista, la cual estaba cubierta de agua debido a la nieve que había días atrás en esta misma pista.

Pista hacia el Cañón de la Horadada

Pista hacia el Cañón de la Horadada

Al poco de empezar a caminar por esta pista pudimos ver el inicio de la zona de la Quebrantada, que sería el inicio del cañón de la Horadada.

Zona de la Quebrantada

Zona de la Quebrantada

Al poco tiempo ya nos adentramos en la entrada al Cañón de la Horadada, donde empezamos a caminar sobre la nieve por una senda flanqueada por chopos. Aquí encontramos unas marcas roja y blanca indicando el camino correcto.

Empezando a caminar sobre la nieve

Empezando a caminar sobre la nieve

Siguiendo por esta pista nevada nos encontramos una portilla que se dirigía hacia la Central hidroeléctrica de la Horadada. Dejamos dicha puerta a nuestra izquierda y continuamos por la pista que indicaba que quedaban dos kilómetros del Cañón de la Horadada, aunque nosotros no lo haríamos entero.

Camino al Cañón de la Horadada

Camino al Cañón de la Horadada

Enseguida pasamos por la Central hidroeléctrica de la Horadada, la cual se surte del río Pisuerga, el cual nace en nuestro Pico Tres Mares, para luego surtir sus aguas al río Duero y desembocar en el Atlántico. De hay el nombre de Pico Tres Mares, ya que surte aguas al Océano Atlántico con el río Pisuerga, al mar Cantábrico con el  Nansa y al Mediterráneo con el Ebro.

Central Hidroeléctrica de la Horadada sobre el Pisuerga

Central Hidroeléctrica de la Horadada sobre el Pisuerga

Continuando por esta senda nevada dejamos otra puerta a la izquierda y posteriormente tuvimos que saltar un pequeño arroyo para ya acceder al cañón de la Horadada.

A punto de atravesar un arroyo

A punto de atravesar un arroyo

Al poco de atravesar el arroyo iniciamos un pequeño ascenso por una zona rocosa.

Primero de los ascensos

Primero de los ascensos

A partir de este punto, el cañón de La Horadada queda reservado al Pisuerga y a la vía del tren, de manera que se debe ir pegado a la roca por un camino que sube a las muchas cuevas, como la Cueva del Gitano, que salpican el desfiladero y en cuyo interior se han encontrado numerosos restos arqueológicos sobre todo referentes a la edad del Bronce.

Caminando junto a las paredes rocosas

Caminando junto a las paredes rocosas

La única manera de salir del cañón es a través  de un arco de piedra transitable.

Saliendo de la zona rocosa por túnel natural

Saliendo de la zona rocosa por túnel natural

Una vez fuera de La Horadada, el camino se adentra en una zona de cultivos dominada por la meseta de Las Tuerces.

Meseta de la Tuerces

Meseta de la Tuerces

En vez de seguir junto al río Pisuerga, nos dirigimos por una zona bastante llana por la zona de Los Casares, hasta encontrar una pista que se dirige hacia el pueblo de Villaescusa de las Torres, pero que en este momento al estar cubiertos de nieve no pudimos encontrar.

Por la pista que se dirige a Villaescusa de las Torres

Por la pista que se dirige a Villaescusa de las Torres

Por esta pista ya se veía muy cerca nuestro destino final, la zona de las Tuerces con un paisaje fantasmagórico donde el agua, el sol, el viento, el hielo y la lluvia han modelado formas singulares, arcos naturales, setas pétreas y cerrados callejones.

Las Tuerces

Las Tuerces

Ya nos encontrábamos cerca del pueblo de Villaescusa de las Torres, punto de partida del ascenso hacia Las Tuerces.

Pueblo de Villaescusa de las Torres

Pueblo de Villaescusa de las Torres

Ya cerca del pueblo teníamos una bonita vista de alguna de las conocidas formaciones de la zona de Las Tuerces.

Formaciones rocosas de Las Tuerces

Formaciones rocosas de Las Tuerces

Nada más pasar por esta zona ya nos dirigimos a la entrada del pueblo de Villaescusa de las Torres, pasando cerca del cementerio.

Llegando a Villaescusa de las Torres

Llegando a Villaescusa de las Torres

Una vez en el pueblo nos dirigimos por un sendero, en este momento totalmente cubierto nevado, hacia la zona de las Tuerces, esta fue la parte más “dura” de la ruta, ya que se juntaba un ligero ascenso junto con la capa de nieve, la cual dificultaba el caminar.

Ascendiendo hacia Las Tuerces

Ascendiendo hacia Las Tuerces

En este primer ascenso nos encontramos a mano izquierda un punto en el que indicaban que había una fuente, la fuente de San Pedro, aunque se trata de un agua sin tratar.

Fuente de

Fuente de San Pedro

Continuamos ascendiendo hacia el Monumento Natural de Las Tuerces, es una zona semejante a la ciudad encantada de Cuenca, solamente que esta tiene menos fama y por tanto es menos conocida, pero no menos atractiva, es más algunas personas lo conocen con este nombre la Ciudad Encantada de Las Tuerces.

Caminando hacia las Tuerces

Caminando hacia las Tuerces

Ya sólo nos quedaba un último esfuerzo para llegar a la parte más alta de este Monumento Natural de Las Tuerces.

Último tramo en el ascenso a las Tuerces

Último tramo en el ascenso a las Tuerces

Después de este “gran esfuerzo”, según algunos de los participantes, se notaba que no eran habituales de la montaña, llegamos a una zona muy conocida por sus famosas formaciones.

Primeras formaciones rocosas

Primeras formaciones rocosas

Aquí nos paramos un momento a descansar, picar algo y disfrutar de las bonitas vistas. desde este punto se podía ver el pueblo de Aguilar de Campoo, la montaña Palentina, con uno de nuestros últimos ascensos, el Valdecebollas, el Sestil, Peña Rubia,…

Vistas de Aguilar de Campoo y Montaña Palentina

Vistas de Aguilar de Campoo y Montaña Palentina

Una vez tomado un refrigerio y descansado un poco empezamos a caminar entre las extrañas formaciones rocosas, agujeros, galerías, canales,…

Pasillos rocosos

Pasillos rocosos

Hasta llegar a la formación más conocida de esta “Ciudad Encantada de Las Tuerces”, una formación en forma de champiñón y conocida con el nombre de Peña La Mesa (1.068 m.) y en la que destaca una cruz en su alto.

Peña La Mesa

Peña La Mesa

También le hice una fotografía desde otro punto en el que parecía más un champiñón.

Otra vista de la Peña de La Mesa

Otra vista de la Peña de La Mesa

Una vez vista esta famosa peña, nos dirigimos hacia un gran mirador desde el que se podía ver todo el recorrido que habíamos realizado, pero previamente pasamos por una especie de pasadizo del que cayeron algunos pequeños bloques de hielo.

Pasillo junto a las rocas

Pasillo junto a las rocas

Nada más pasada esta última formación nos dirigimos al mirador desde el cual se podía ver todo el recorrido que habíamos realizado. la verdad que en este punto no pudimos estar mucho tiempo ya que hacía un viento bastante fuerte y frío, así que disfrutamos un poco de la vista y nos adentramos a una zona más resguardada en la que nos protegimos para comer.

En el mirador sobre el camino

En el mirador sobre el camino

Después de comer, y con bastante más frío que antes de comer, nos dirigimos hacia la salida de Las Tuerces para encaminarnos hacia el cercano pueblo de Villallano.

Saliendo de Las Tuerces

Saliendo de Las Tuerces

Iniciamos el descenso dirigiéndonos por lo que debía ser una pista que iba paralelo a un gran pinar. Esta zona estaba totalmente cubierta por una gran capa de nieve y se conoce con el nombre de Valdespinoso.

Caminando junto a pinar

Caminando junto a pinar

Después llegamos a una pista, la cual parecía que estaba asfaltada y que se podía tomar tanto a derecha coma a izquierda para llegar a nuestro destino final, Villallano. Nosotros la cogimos a mano derecha, que aunque parecía el camino más largo, al final no iba a ser así.

Pista a la derecha

Pista a la derecha

Continuamos caminando por una pista, que aunque estaba totalmente cubierta por nieve se veía que era bastante ancha y cómoda. Esta pista bordeaba por su parte más baja el Alto de La Cruz (967 m.) y se dirigía hacia la carretera que va desde Villallano a Gama.

Llegando a la carretera de Villallano a Gama

Llegando a la carretera de Villallano a Gama

Al llegar a la carretera nos dirigimos a mano izquierda y caminamos aproximadamente durante 1 km. hasta llegar a nuestro destino final en el pueblo de Villallano.

Ya en Villallano

Ya en Villallano

Nos dirigimos hacia el final del pueblo, o principio según desde donde se mire, hasta llegar a un pequeño parque con columpios y una pista deportiva donde nos recogió el autobús para llevarnos de regreso a casa.

Fin de la ruta

Fin de la ruta

Para acabar nos subimos al autobús y nos dirigimos hacia la estación de servicio de Matamorosa donde algunos se cambiaron de ropa y otros tomamos un caldo caliente y alguno de los postres típicos de la zona de Campoo, en concreto las conocidas y ricas pantortillas de Casa Vejo.

Para ver la imagen en Wikiloc pinchar sobre la imagen.

Ruta en Google Earth

Ruta en Google Earth

Curva de tiempo-altura

Curva de tiempo-altura

Curva de tiempo-altura

Mave – Villaescusa de Las Torres – Las Tuerces – Villallano
Distancia Total Ruta lineal de aproximadamente 12 km.
Duración Total El recorrido lo hicimos en 4 horas y 20 minutos. Estuvimos parados aproximadamente 1 hora para comer y hacer fotos.
Dificultad La dificultad de la ruta es fácil, pero la nieve la hizo un poco más dura.
Desnivel El desnivel es de 200 m. y el acumulado de unos 500 m.
Tipo de camino Todo el camino es por nieve, aunque en otras épocas se iría por pista, senderos y campo a través.
Agua potable No encontramos fuentes por culpa de la nieve pero si hay alguna por el camino, así como arroyos.
Época recomendada Es un recorrido que tiene su encanto hacerlo en esta época con nieve. En otra época sería más sencillo.
Cartografía y Bibliografía Hoja 133-II (Aguilar de Campoo) y 133-IV (Prádanos de Ojeda) a escala 1:25.000 del Instituto Geográfico Nacional.
Track GPS Enlace a track para GPS en Wikiloc

En sábado 24 de enero nos juntamos cuatro amigos senderistas para realizar la segunda ruta de este mes, que al igual que la anterior la queríamos hacer con raquetas. Por esa razón no nos lo pensamos y nos decidimos por una ruta por la zona de Campoo, ya que por esa zona habían caído varias nevadas y nos garantizaba el poder usar las raquetas. De todas las posibles nos decidimos por el PR-S 39, pero en sentido contrario al marcado en la descripción, el cual parte del pueblo campurriano de Argüeso, asciende a la Cruz de Fuentes, el Capelludo y de nuevo a Argüeso.

Descripción PR-S 39

Descripción PR-S 39

Esa era nuestra primera intención, sólo había que seguir los senderos que están perfectamente marcados, pero eso era en principio, ya que cuando llegamos a nuestro punto de salida, ya nos dimos cuenta de que iba a ser imposible seguir esos senderos, ya que no se veía ni uno, debían estar varios centímetros e incluso algún metro por debajo de la nieve. Así todo lo íbamos a intentar.

Para empezar nos dirigimos hacia Reinosa para posteriormente continuar por la carretera que asciende hacia la estación de esquí de Alto Campoo, y después de pasar Fontibre y antes de Espinilla nos dirigimos por la carretera que se dirige hacia Argüeso y aquí tuvimos nuestro primer contacto con la nieve, lo cual dificultaba el poder encontrar un sitio donde aparcar. Al final localizamos un sitio en la carretera que asciende hacia el Castillo de San Vicente de Argüeso.

Lugar donde aparcamos el coche

Lugar donde aparcamos el coche

Aquí nos preparamos las mochilas, nos colocamos las raquetas ya que justo al lado se encontraba cubierto de nieve e iniciamos nuestro camino.

Para descargar el track para GPS desde Wikiloc pinchar aquí: (hay que registrarse en Wikiloc)

A continuación se puede ver un vídeo de la ruta realizado por uno de los senderistas:

Desde este punto ya se tenía una magnífica vista del castillo de Argüeso.

Castillo de San Vicente de Argüeso

Castillo de San Vicente de Argüeso

Aquí cogimos el camino que asciende hacia el castillo por el cual acababa de pasar la quitanieves para limpiar la carretera que se dirige hasta el castillo y que de esa manera pueda ser visitado por los turistas. Al poco de iniciar el ascenso por dicha carretera nos dirigimos hacia la derecha por un camino que cruza un arroyo y que se dirige hacia la calle del Escurridero.

Desvío hacia el arroyo

Desvío hacia el arroyo

Nos dirigimos por esta calle hasta encontrar lo que debía ser una pista bastante ancha y bien cimentada a la izquierda de esta calle y en la que se ve una señal. Esta pista asciende de espaldas al pueblo. Aquí ya nos dimos cuenta de la gran dificultad que iba a tener el seguir las pistas, ya que no se diferenciaba ninguna.

Desvío hacia la izquierda hacia pista.

Desvío hacia la izquierda hacia pista.

Esta pista es la que se conoce con el nombre de Camino del Monte y al poco de ascender, todo sobre nieve virgen, nos encontramos una portilla, lo cual quería decir que íbamos por encima de la pista, eso sí, sin verla por ningún lado.

Portilla en mitad de la pista

Portilla en mitad de la pista

Una vez pasada dicha portilla teníamos una magnífica vista del Castillo de San Vicente. Este castillo representa el más destacado y antiguo ejemplo de castillo roqueño de Cantabria. El Castillo de Argüeso fue el emblema y la fortaleza del señorío de la casa de Mendoza en las tierras altas de Campoo. Construido sobre una pequeña loma, compuesto por dos torres y un cuerpo central que las une, y rodeado por una muralla que cierra el patio de armas.

El origen del castillo es oscuro ya que no existen documentos para determinar con precisión su antigüedad o su protagonismo histórico; sin embargo, si tomamos como apoyo los datos que ofrece la arqueología, podemos suponer que al menos una parte de él pudo ser construida a fines del siglo XIII, cuando los Mendoza ya tenían señorío en el lugar y en el valle. Posteriormente, cuando los Reyes Católicos convirtieron este señorío en marquesado de Argüeso, en 1475, se unieron las dos torres por medio de un cuerpo de carácter más palaciego y se alzó una reducida muralla para salvaguardar el patio de armas.

 Las torres son prismáticas y construidas en mampostería, salvo esquinales y vanos. Tienen un acentuado parecido con otras que aún perviven en la zona, como las de Proaño, San Martín de Hoyos o Cadalso, y que no parecen distanciarse mucho en cronología. En los muros se abren escasísimos vanos, casi siempre aspilleras o alguna ventanita de arcos trilobulados en las torres, y conopiales en el cuerpo central, prueba de que en principio las torres tuvieron una finalidad casi exclusiva de defensa.

Aumenta más el aspecto señorial del castillo con la inclusión del cuerpo intermedio, en el siglo XV. Está formado por un piso a ras de suelo y dos sobre él. Su la altura y la composición de la fachada le proporcionan un aspecto más palaciego.

 En este castillo vivió circunstancialmente doña Leonor de la Vega, la brava mujer que se opuso a los Manrique, y posiblemente, su hijo, el gran poeta de las Serranillas, don Iñigo López de Mendoza, marqués de Santillana. En 1989 se realizó una intervención arqueológica de urgencia en el interior de la torre medieval y en el patio de armas. Se pudo determinar la existencia de una necrópolis medieval -siglos IX-X- y restos de una vieja iglesia que dio el nombre de San Vicente al castillo.

A lo largo de la Edad Moderna el castillo siguió siendo el centro del Marquesado, pero su función queda relegada a ser la residencia del alcalde del lugar. Se realizan diferentes reformas hasta que a finales del siglo XVIII, fue abandonado, cayendo en ruina. El último propietario dinástico, el XV duque del Infantado y XV marqués de Argüeso, Mariano Téllez Girón, lo vendió a particulares en 1869. Su última propietaria, Teresa Rábago García, donó en 1962 las ruinas del castillo al Ayuntamiento de Campoo de Suso, con la condición de que fuera restaurado.

Fue declarado Bien de Interés Cultural en el año 1983 y tras permanecer cerrado durante once años con motivo de su restauración, en agosto de 1999 abre sus puertas.

Castillo de San Vicente de Argüeso

Castillo de San Vicente de Argüeso

Continuamos caminando por esta posible pista que se dirige por el barranco de Argüeso, en este caso abriendo camino sobre la nieve recién caída.

Barranco de Argüeso

Barranco de Argüeso

El ascenso era bastante suave pero al ser con raquetas y nada más empezar se nos hizo un poco durillo.

Ascendiendo por el barranco

Ascendiendo por el barranco

Después de ascender durante unos 40 minutos llegamos a un punto en que nos encontramos una loma justo delante y parecía que la pista se dirigía hacia la derecha en una gran curva, así que nos dirigimos en esa dirección, ganando altura sobre el valle y sobre la Peña Aguilar la cual se encuentra al norte del pueblo de Argüeso.

Curva cerrada hacia la derecha siguiendo pista

Curva cerrada hacia la derecha siguiendo pista

A los 45 minutos llegamos a un especie de mirador en una pradería, la pastiza de Argüeso, desde el que se veía todo el Valle de Campoo y en el que se puede encontrar un ramal de la pista que se dirige de nuevo hacia el pueblo de Argüeso.

Foto con el valle de Campoo al fondo

Foto con el valle de Campoo al fondo

Después de realizar una foto en este lugar continuamos el ascenso en dirección al collado que da paso a la otra vertiente. Más arriba, en Hitolao o Hito Helado, encontramos un refugio para el ganado en el que paramos a descansar un rato y tomar un pequeño refrigerio.

Llegando al refugio de Hitolao

Llegando al refugio de Hitolao

En este ascenso pudimos ver como un pequeño animal corría por la cima que se dirige hacia la zona de  Pericuetos. Se trataba de un bonito zorro que aún estando bastante lejos, aprovechando que había llevado mi nueva cámara, una Nikon D5100 con un teleobjetivo 55-200, le pude hacer una foto en la que se le podía distinguir.

Zorro en la zona de

Zorro en la zona de Pericuetos

Este no sería el único que veríamos en la ruta, ya que posteriormente nos encontramos otro en la pista que desciende desde la Cruz de Fuentes hacia Bárcena Mayor, lo único que este no le pudimos fotografiar. Después de abandonar el refugio continuamos ascendiendo hasta llegar al collado en el que nos encontramos una portillera, la cual atravesamos, pasando junto a otro refugio.

Llegando al refugio en el collado

Llegando al refugio en el collado

Al llegar a este collado pudimos ver todo la zona de Palombera y el nacimiento del río Queriendo.

Zona de Palombera desde refugio

Zona de Palombera desde refugio

Nada más pasar esta portillera nos encontramos una señal que indicaba que estábamos sobre una pista que se dirige hacia la zona de Palombera y la cual vamos a seguir hacia la derecha, indicando el PR-S 39, el cual queríamos seguir.

Letrero indicando el PR-S 39

Letrero indicando el PR-S 39

Aquí nos dirigimos hacia la mano derecha, por lo que estábamos seguro que era una pista, ya que nos llevamos una gran sorpresa, nos encontramos algo que no sabíamos que era, a uno de nosotros le parecía un sofá, a mí una paca de hierba, y al final se trataba de un Suzuki Jimny, el cual, según nos dijeron sus dueños que nos encontramos posteriormente, se les había quedado tirado por culpa de la nieve el domingo anterior en la pista que va desde Palombera hasta la Cruz de Fuentes. Lo cual quería decir que nos encontrábamos sobre una capa de nieve de más de metro y medio de espesor. Creo que lo van a tener difícil de sacar hasta que pase el invierno y más para conseguir arrancarlo.

Suzuki Jimny bajo la nieve

Suzuki Jimny bajo la nieve

Aquí nos encontramos en la cabecera del río Queriendo y se veía la vaguada por la cual circulaba dicho río.

Vaguada del río Queriendo

Vaguada del río Queriendo

Después de casi una hora y tres cuartos dejamos a nuestra izquierda  la Fuente de Cadorras y entramos en el valle de Fuentes. En este punto lo que destaca es la gran cruz que se encuentra en la encrucijada de caminos.

Cruz de Fuentes al fondo

Cruz de Fuentes al fondo

Al llegar a este punto aprovechamos para realizar una foto con la famosa Cruz de Fuentes de fondo.

Grupo en la Cruz de Fuentes

Grupo en la Cruz de Fuentes

 Una vez en este punto nos decidimos a seguir el PR-S 39 por una de las seis pistas que parten de la encrucijada de la Cruz de Fuentes y que se dirige hacia Bárcena Mayor.

Camino a Bárcena Mayor

Camino a Bárcena Mayor

Aquí es donde empezó la gran dificultad de nuestra ruta. No veíamos ni la pista, ni los arbustos que teóricamente hay a los costados del camino, ni nada que nos indicase por dónde circulaba dicha pista y sin embargo el GPS nos indicaba que íbamos por el camino correcto, así que nos dirigimos hacia el refugio de Fuentes, el cual dejamos a mano izquierda.

Refugio de Fuentes

Refugio de Fuentes

Iniciamos el descenso por esa supuesta pista, pero llegó un momento en el que no sabíamos que camino seguir y eso que llevábamos el track en el GPS, pero se complicaba el camino y había mucha cantidad de nieve encima nuestro e impresionaba bastante, así que decidimos abandonar este pequeño recorrido y dirigirnos al mismo punto por otro camino. Al fondo se podía ver uno de los puntos por los que teníamos que pasar, la cabaña de Salces.

Cabaña de Salces al fondo

Cabaña de Salces al fondo

 Viendo que el tiempo se estaba complicando, se acercaba la niebla, decidimos abandonar por completo la ruta que teníamos prevista y dirigirnos a la pista principal que se dirigía por las faldas del Cepelludo (1.404 m.). Para ello iniciamos el ascenso por una vaguada que se dirigía a una de las pistas que partían de la Cruz de Fuentes y que se dirigía a este punto.

Dirigiéndonos hacia la pista principal por vaguada

Dirigiéndonos hacia la pista principal por vaguada

Una vez en la pista principal nos dirigimos al siguiente cruce de esta pista, la cual se dirige al Ropero ( 1.492 m.) con otra que se dirige hacia Camino y Argüeso.

Caminando hacia el cruce

Caminando hacia el cruce

Un poco antes de dicho cruce se encuentra una cabaña junto con a un gran refugio para el ganado.

Refugio junto al cruce

Refugio junto al cruce

Aquí ya decidimos seguir dicha pista, pero no la encontramos y lo que encontramos fue una “viserona” de nieve de unos tres o cuatro metros de nieve. Además nos apareció una grieta la cual podría provocar una rotura y un pequeño alud de nieve. estuvimos buscando una posible zona para descender a la pista que se encontraba debajo, pero fuimos a derecha e izquierda y lo veíamos más complicado. Además se nos echó la niebla lo cual dificultaba mucho más encontrar el camino correcto. Así que viendo las grandes dificultades que teníamos decidimos volver para atrás por el único camino que sabíamos que era el correcto, es decir regresar hacia la Cruz de Fuentes.

Esta ha sido la primera vez que hemos encontrado una gran dificultad para llegar a nuestro destino. La visibilidad con la niebla no era superior a los diez metros, así que íbamos los cuatro muy juntos para no separarnos, dirigiéndonos hacia la Cruz de Fuentes. La cosa se ponía cada vez más complicada, no había pista, sendero, arbustos, ni siquiera huellas que nos indicase por dónde circulábamos. La única referencia que teníamos era que teníamos que ir dirección noroeste hacia un punto que teníamos fijado en el GPS, la encrucijada de la Cruz de Fuentes.

Después de casi 45 minutos, más de dos kilómetros caminando entre la niebla y superado algún pequeño muro de nieve pudimos encontrar la tan ansiada cruz de Fuentes, la cual no pudimos ver hasta que nos encontrábamos a pocos metros de ella. la verdad que encontrarla fue un gran alivio.

Cruz de Fuentes entre la niebla

Cruz de Fuentes entre la niebla

Una vez que llegamos a este punto hicimos una pequeña parada para tomar algo que picar y recuperar fuerzas, ya que realmente lo habíamos pasado un poco mal.

Recuperando fuerzas.

Recuperando fuerzas.

Una vez que llegamos a este punto el camino se hizo más fácil, no por que se quitase la niebla y supiésemos por donde iba el camino, sino porque lo único que nos servía de orientación eran las huellas que habíamos dejado en el ascenso. Así que siguiendo estas huellas, primero llegamos al Suzuki, el cual estaban desenterrando sus dueños para poder abrir las puertas y recuperar un móvil, posteriormente la portilla en el collado y siguiendo hasta el refugio de Hitolao, donde decidimos parar a comer y a recuperarse un poco, sobre todo uno de los senderistas que se había lesionado en la rodilla por el esfuerzo de tirar de las raquetas, sobre todo cuando estas se cargaban de nieve.

Comiendo en el refugio para el ganado en hitolao

Comiendo en el refugio para el ganado en hitolao

Seguimos bajando por el mismo camino que usamos en el ascenso y sobre todo pisando sobre nuestras propias huellas, hasta que ya entre la niebla pudimos ver de nuevo el castillo de San Vicente de Argüeso.

Castillo entre la niebla

Castillo entre la niebla

Después de casi 14,5 km y 5 horas y tres cuartos conseguimos llegar a nuestro punto de origen en Argüeso. Una vez aquí después de cambiarnos la ropa mojada decidimos ir a picar algo en la posada rural de La Sosiega, pero al final no picamos nada, sino que nos sentamos a comer algo caliente, lo cual nos sentó bastante bien y fue una buena manera de acabar la ruta.

Después de comer nos dirigimos hacia Reinosa para comprar unas tortas de pan de Orzales y unas rosquillas de hojaldre en Vejo.

Para ver la imagen en Wikiloc pinchar sobre la imagen.

Ruta en Google Earth

Ruta en Google Earth

Curva de tiempo-altura

Curva altura - tiempo

Curva altura – tiempo

Argüeso – Cruz de Fuentes – Argüeso
Distancia Total Ruta lineal de 14,5 km de ida y vuelta, aunque en algún momento lo intentamos hacer circular.
Duración Total El recorrido lo hicimos en 5 horas y 45 minutos. Estuvimos parados aproximadamente 1 hora y tres cuartos para comer y hacer fotos.
Dificultad La dificultad de la ruta es media, pero la nieve y sobre todo la niebla la hizo bastante complicada.
Desnivel El desnivel es de 375 m. y el acumulado de 610 m.
Tipo de camino Todo el camino es por nieve, aunque en otras épocas se iría por pista, senderos y campo a través.
Agua potable No encontramos fuentes por culpa de la nieve pero si hay alguna por el camino, así como arroyos.
Época recomendada Es un recorrido que tiene su encanto hacerlo en esta época con nieve y poder hacer raquetas. En otra época sería más sencillo y se podría prolongar haciendo realmente el PR-S 39
Cartografía y Bibliografía Hoja 82-IV (Espinilla) a escala 1:25.000 del Instituto Geográfico Nacional.
Track GPS Enlace a track para GPS en Wikiloc
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 116 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: