Feeds:
Entradas
Comentarios

El sábado 29 de Diciembre hicimos uso y disfruto de nuestro último bonoruta del año 2018. Nos decidimos a realizar una ruta que sale desde el pueblo de Mazandrero hacia Peña Rubia, pero al llegar a la plaza de la Fuente de dicho pueblo, desde se iniciaba la ruta, nos encontramos, otra vez, por segunda vez consecutiva, una batida de caza que estaba organizada para la misma zona en la que nosotros nos íbamos a mover, por la zona de Cuenca Bucer, así que no nos quedó otro remedio que buscarnos una ruta alternativa por esa zona y que no fuese tampoco por la zona de Abiada, ya que en esa zona había otra batida de caza.

Plaza de la Fuente en Manzandrero.

Como estábamos por la zona de Alto Campoo, decidimos a hacer una ruta que sale desde el Collado del Henar y que llega hasta el Cuchillón, pasando por el Hoyo Sacro, aunque algunas de estas zonas ya las habíamos visitado en otras ocasiones, pero no desde este punto de salida, así que cogimos el coche y nos dirigimos al km 20 de la carretera que asciende desde Reinosa a Braña Vieja. Al llegar allí aparcamos el coche y los cinco senderistas nos preparamos para iniciar la ruta.

Inicio de ruta en El Henar.

En este punto comienza la ruta, en una pista que sale a la izquierda de la carretera según se sube a Braña Vieja. Esta pista la cogimos para iniciar la ruta que hicimos en otra ocasión cuando fuimos al Culero, Cueto Mañín y Cotomañinos, aunque en esa ocasión la hicimos con algo de nieve. La pista va en ligero descenso y es una pista muy cómoda para caminar.

Pista que parte de El Henar.

Al igual que en la otra ocasión no pudimos dejar pasar una fotografía junto a un gran acebo con sus semillas rojas que se encuentra junto a la pista.

Acebo junto a la pista.

Después de aproximadamente un kilómetro y medio llegamos a una bifurcación en el camino. A la izquierda se dirige a un puente que cruza el río Hijar y que cogimos en la anterior ocasión, pero en esta ocasión nos dirigimos de frente, dejando el desvío a nuestra izquierda. Allí mismo se encuentra una señal que nos indica el camino hacia Los Cirezos y Alto Campoo. Esta es la zona de Saldorio.

Bifurcación en el camino.

En algo menos de media hora llegamos a la zona de Cirezos, donde se encuentran verdes brañas a ambos lados del río. Por nuestra ladera abundan las escobas, serbales y preciosos grupos de acebos, mientras que al otro lado del río domina el bosque de hayas y abedules, aunque en esta época están sin hojas.

Llegando a la zona de los Cirezos.

El camino pasa entre un refugio para el ganado y una cabaña. Después de atravesar esta zona nos dirigimos hacia una tapia que bordea el camino.

Caminando hacia tapia junto camino.

Allí nos encontramos una nueva cabaña, la cual estaba en muy buen estado que se encuentra escondida entre las escobas a nuestra derecha.

Segunda de las cabañas.

Seguimos por este camino, en el que va apareciendo a la vista la cima del Cuchillón, mientras se pueden observar un buen número de tejos a ambos lados del río, así como una preciosa cascada con el Cuchillón al fondo.

Cascada en el río Hijar con Cuchillón al fondo.

Al cabo de algo menos de una hora llegamos a un puente de hormigón sobre el río Hijar.

Puente sobre el río Hijar.

Desde este puente se nos ofrece un bello espectáculo de cascadas en terraza, con varias caras a lo largo del año, en primavera aparecen fuertes torrenteras de agua rojiza y en invierno, aunque no en este ya que no hay nada de nieve, el hielo paraliza el agua en todo su recorrido.

Cascada en río Hijar.

Al otro lado del puente se encuentra la braña de El Vado.

Braña de El Vado.

y un indicador que indica donde comienza la ruta circular, ya que el regreso lo haremos por el mismo camino que hemos seguido hasta este punto. Hacia la derecha se dirige a Alto Campoo y a la izquierda, el camino que nosotros elegimos, hacia el Hoyo Sacro.

Indicador hacia el Hoyo Sacro.

Dejamos el río Hijar a la espalda y cruzamos la braña en dirección opuesta, siguiendo el otro arroyo que la rodea, con un par de cascadas entre abedules, avellanos, hayas y otros árboles. poco más arriba aparece por un momento un sendero pedregoso que asciende por la ladera. Tras subir un trecho, un grupo de acebos mezclados con escobas nos cierran el paso junto al arroyo de Piedrahíta. Subiendo un poco se encuentra un sendero que atraviesa este escobal, aunque se puede atravesar a derecho, pues es un tramo muy corto.

Camino pedregoso entre escobas.

Seguimos cerca del arroyo principal y después de atravesar una zona que se encontraba medio inundada por otro pequeño arroyo, entramos en la Cuenca de Piedarhíta, donde pasta el ganado de Proaño. Allí quedan los restos de una cabaña al comienzo de la pradera en la que confluyen varios arroyos, el que viene de la derecha baja de la Cuenca del Sapo y de Hoyo Sacro, los demás son ramificaciones del arroyo de Piedrahíta.

Cabaña en Braña de Piedarhíta.

Si avanzamos aguas arriba del arroyo de Piedrahíta, nos queda a la derecha un resalte cubierto de escobas, tras el cual se encuentra la pequeña Laguna del Sapo, situada bajo un cantil rocoso.

Laguna del Sapo.

Más arriba se asciende por una ladera de brezos, arándanos y enebros, en este ascenso hasta llegar a la cabaña de Guzmerones podemos tener una preciosa vista del la Laguna del Sapo con Braña Vieja al fondo.

Laguna del Sapo con Braña Vieja al fondo.

Seguimos ascendiendo sin perder de vista el arroyo principal, seco parte del año, hasta encontrar en un recodo peñascoso la cabaña de Guzmerones. Aún más arriba queda un pequeño circo rocoso que se puede salvar por la izquierda para ascender hasta la divisoria con Palencia.

Cabaña de Guzmerones.

En la cabaña de Guzmerones nos dirigimos hacia el oeste, es decir, hacia la derecha vista la cabaña desde la dirección por la que hemos llegado. Allí mismo encontramos un pequeño corral de piedra, del cual desconozco la finalidad. también encontramos la señalización del PR-S 82 (Sendero del Hoyo Sacro).

Señalización PR-S 82.

Seguimos el sendero que nos indica el marcador que avanza por la ladera, sin grandes desniveles. Así continuamos llaneando con vistas a Braña Vieja, para llegar en poco menos de un cuarto de hora a Hoyo Sacro.

Hoyo Sacro.

El Hoyo sacro es una hondanada situada al pie del Cuchillón bajo fuertes acantilados rocosos. Por la verde pradera serpentean arroyos de aguas limpias y al fondo se encuentra una cabaña privada en la cual había unos montañeros, a los cuales conocía unos de nosotros, que habían pasado la noche en dicha cabaña, la cual estaba perfectamente equipada.

Cabaña en Hoyo Sacro.

Después de estar hablando un momento con los montañeros y visitar su cabaña, decidimos salirnos de la ruta PR-S 82 y nos decidimos a volver a subir al Cuchillón. Para ello cogimos un senderillo que se encontraba a la izquierda del Hoyo Sacro e iniciamos el ascenso por la Cuenca del Sapo.

Iniciando ascenso por la Cuenca del Sapo.

El primer tramo era algo durillo y una vez llegado a una pequeña zona llana, pudimos ver que toda la parte alta, en el Collado del Sapo, al cual debíamos llegar se encontraba totalmente cubierta de nieve, aunque más que nieve se trataba de una capa de hielo.

Collado del Sapo cubierto de Nieve.

Este segundo tramo de ascenso era todavía más duro que el tramo anterior y tuvimos que ir orientándonos hacia la derecha del collado, buscando una zona rocosa en la que parecía que no había nieve y que sería la única zona por la que podríamos pasar sin pisar la nieve – hielo, ya que no llevábamos el material necesario para andar por esa superficie.

Final del ascenso a Collado del Sapo por zona rocosa.

El último tramo fue bastante duro y costaba llegar a la cima, aunque al no haber nieve pudimos ascender. Con nieve tan dura sería imposible llegar a la cima sin el material necesario. Una vez en el Collado nos dirigimos hacia la derecha, justo bajo la cima del Cuchillón (2.174 m) donde pudimos disfrutar de unas magníficas vistas de la montaña Palentina, en la que destacaban Valdecebollas (2.142 m.), el Espiguete (2.450 m), Curavacas (2.526 m.), y de la de Cantabria, en la que destacaba Peña Prieta (2.539 m.).

Panorámica de la Montaña Palentina y la de Cantabria.

También se podía ver al fondo los Picos de Europa.

Picos de Europa desde el Cuchillón.

Después de un pequeño descanso nos dirigimos por un sendero hacia Pico Tres Mares, pero al poco de ir caminado por este estrecho sendero decidimos salirnos hacia la zona norte del Cuchillón y pudimos tener una perfecta panorámica de toda la zona norte de la Herradura de Campoo con sus cimas Pico Tres mares (2.171 m.), Pico Cornón (2.125 m.), Pico Bóveda (2.067 m.), Cueto de la Horcada (2.111 m.), Peña de Cuencaguen (2.053 m.), Peña Iján (2.085 m.), Pico Cordel (2.061 m.) y Pico Liguardi (1.974 m.). Esta ruta la habíamos realizado hace tiempo y se puede ver pinchando aquí.

Panorámica de la zona norte de la Herradura de Campoo.

Una vez en este lado norte de la zona, entre el Cuchillón y Cumbre de las Hoyas (2.106 m.), decidimos bajar hacia la zona de Calgosa, pero la cosa se complicaba, ya que una vez que iniciamos el descenso por una zona rocosa, llegamos a una zona que estaba totalmente cubierta por hielo. Nos encontrábamos en la cabecera del tele-esquí de El Castro.

Tele-esquí de El castro, cubierto por hielo.

Como no podíamos dirigirnos hacia la izquierda por la gran cantidad de resbaladizo hielo, decidimos buscar una zona, un poco más abajo donde había una zona rocosa, libre de hielo y que se dirigía hacia el telesilla de El Cuchillón.

Zona del telesilla de El Cuchillón, libre de hielo.

Una vez pasada esta zona peligrosa, por el hielo, decidimos buscar una zona soleada y parar a comer. Desde este punto se tenía una visión completa de la estación de esquí de Alto Campoo, aunque inusualmente libre de nieve para la época del año en la que nos encontrábamos.

Estación de esquí de Alto Campoo.

Después de comer decidimos atravesar lo que sería el descenso de la pista del Cuchillón, en la que se podía ver la gran pendiente de dicha pista y posteriormente seguir lo que debe ser la pista de esquí de travesía, ya que se podía ver un ancho sendero que se dirige hacia la Calgosa y nosotros nos dirigimos hacia la ladera de Los Mediajos.

Hacia ladera de Los Mediajos.

Una vez alcanzada la ladera de Los Mediajos decidimos atravesar una zona cubierta de escobas y dirigirnos hacia el curso del río Hijar.

Llegando al río Hijar.

Una vez cerca del río seguimos paralelos al curso del río hasta que encontramos un poste de señalización del PR-S 82.

Señalización de PR-S 82.

Seguimos por el sendero que nos indicaba la señalización y pudimos ver el poblado de Braña Vieja a nuestra izquierda.

Poblado de Braña Vieja.

Ya nos quedaba poco para llegar al punto donde se cerraba la ruta circular y para ello pasamos por una braña en la que volvimos a ver un poste de señalización de la ruta.

Braña en mitad del sendero.

Después de 10 km y aproximadamente 4 horas y media llegamos al punto, en el puente de hormigón donde se cerraba la parte de la ruta que era circular.

Puente de Hormigón donde se cerraba la ruta circular.

En este punto, sobre el puente de hormigón y con fondo de las cascadas, decidimos hacernos un complicado selfie, ya que no entrábamos bien los cinco en la foto.

Selfie en puente sobre el Hijar

Desde aquí ya sólo nos quedaba caminar por la pista por la cual habíamos descendido desde El Henar hasta dicho puente. Así que caminamos los 3 km y pico que nos separaban de nuestro destino final. Una vez que llegamos al coche, nos cambiamos de ropa y de calzado y nos dirigimos al pueblo de Reinosa, y más en concreto a la cafetería Vejo donde tomamos un refresco y compramos algunos dulces típicos.

Para ver la ruta en Wikiloc pinchar sobre la imagen.

Ruta en Google Earth.

Curva de altura en función del tiempo de marcha.

Curva altura – tiempo.

 

El Henar – Hoyo Sacro – Collado del Sapo – Cuchillón – Calgosa – El Henar
Distancia Total Ruta de 16,5 km. Tiene una zona circular de 10 km y el resto es un camino de ida y vuelta.
Duración Total El recorrido lo hicimos en seis horas y cuarto, y estaríamos parados una hora aproximadamente.
Dificultad La ruta es de nivel medio, con un ascenso bastante duro al collado del Sapo y un descenso complicado por el hielo.
Desnivel El desnivel es de aproximadamente 750 m. pero con un desnivel acumulado de 950 metros.
Tipo de camino Todo el camino fue por pista, senderos y campo a través y zonas con hielo.
Agua potable Encontramos varios arroyos, pero ninguna fuente.
Época recomendada Se puede hacer en cualquier época del año, pero siempre y cuando no haya nieve. En invierno es necesario el uso de raquetas o crampones.
Cartografía y Bibliografía Hoja 82-III (Valdeprado) y 82-IV (Espinilla) a escala 1:25.000 del Instituto Geográfico Nacional. Ruta nº 19 del libro de Ramón García “Las montañas del Valle de Campoo”
Track GPS Enlace a track para GPS en Wikiloc
Anuncios

El sábado tres de noviembre nos juntamos cuatro amigos bonoruteros para hacer una ruta de senderismo por la zona de la reserva del Saja. Nuestra primera intención era salir del pueblo de Saja y dirigirnos hacia Colsa, para después ascender hasta el Sobrecomillas, pero cual fue nuestra desilusión cuando, después de haber buscado y planificado la ruta, al llegar a Saja nos encontramos con una cuadrilla de cazadores que estaban preparando los puestos para la caza del jabalí y justamente se habían asentado en la zona que íbamos a hacer el recorrido.

Preguntamos a uno de los cazadores y nos dijo que había unos veinte puestos y que estaban justo donde pasaríamos nosotros. Como no quisimos arriesgarnos le preguntamos qué ruta podríamos hacer y nos dio unas indicaciones que no nos sirvieron para mucho, ya que daba unos nombres que nosotros desconocíamos. Además, nos dijo algo muy sabio, “para conocer el monte, hay que perderse”, así que eso hicimos improvisar.

Nos dirigimos unos kilómetros más arriba, en dirección al puerto de Palombera y una vez pasado el Centro de Interpretación del Parque Natural Saja-Besaya, encontramos una zona para aparcar y allí dejemos el coche. Justo en ese punto comienza la ruta que ya hicimos en otras ocasiones y que va desde Saja a Tudanca.

Aparcamiento en inicio de ruta

Para descargar el track para GPS desde Wikiloc pinchar aquí: (hay que registrarse en Wikiloc)

Para ver una breve crónica de la ruta y el vídeo de la ruta pinchar aquí

Una vez estudiadas las diferentes posibilidades, decidimos aventurarnos un poco y buscar un sendero que nos habían dicho los cazadores que estaba junto al centro de interpretación. Así que cargamos nuestras mochilas, nos calzamos las botas y comenzamos a caminar carretera abajo en busca de este sendero.

Carretera hacia inicio de sendero

Después de caminar 500 metros carretera abajo, encontramos un sendero a nuestra izquierda, desde el cual se podía ver claramente el Centro de Interpretación del Parque Natural del Saja – Besaya, así que por él nos adentramos. Este sendero está justo después de pasar el puente de la cueva del Pollo.

Inicio del sendero junto a puente de la cueva del Pollo

Nada más empezar nos adentramos en una zona boscosa y cubierta de barro, que se iniciaba con un ligero ascenso, siguiendo el curso del arroyo Lamas, el cual es afluente del Saja. Toda esta zona boscosa estaba llena de hayas, algunas de ellas impresionantes. Al poco de pasar por esa zona más cerrada salimos de nuevo a una zona despejada, dejando el bosque a nuestra mano izquierda.

Sendero paralelo al arroyo Lamas

Continuamos durante un rato caminando por el sendero despejado, dejando a nuestra derecha el monte Jilguero y a nuestra izquierda el curso del arroyo. Los laterales del sendero estaban cubiertos de helechos aplastados y secos debido a las recientes nevadas de la semana pasada. También había algunos avellanos y bastante brezo.

Continuando por el sendero

Cuando llevábamos caminados aproximadamente 1,3 km. El sendero se introdujo de nuevo en el bosque y nos llevaba en dirección al río, hasta que de repente el sendero se metió en el curso del río y no nos quedó más remedio que retroceder buscando un sendero alternativo.

Sendero adentrándose en arroyo

Justo en este punto lo que hicimos es salirnos del sendero-arroyo y nos desviamos hacia la derecha circulando paralelos al nuevo arroyo, ya que en este punto se junta el Canal de Colladas, que lo dejamos a nuestra izquierda, y el Canal de la Cuajaruca, el cual decidimos seguir, caminando por su margen y dejándolo a nuestra mano izquierda. Todos los senderos que íbamos cogiendo, caminos hechos por el ganado, nos dirigían hacia el arroyo y en una de esas internadas nos encontramos con unas cascadas espectaculares, parecían realizadas por el hombre por las aristas que tenían.

Primera de las cascadas

Aquí ya era imposible seguir junto al curso del arroyo, ya que estaba bastante peligroso, así que lo que hicimos fue ascender un poco para separarnos del canal e iniciar el duro ascenso un poco más separado del arroyo, siguiendo los senderos hechos por el ganado, pero sin perder el curso del arroyo.

Ascendiendo por el canal Cuajaruca

En el ascenso pudimos disfrutar de unas magníficas vistas de lo que llevábamos ascendido y la inmensidad del bosque de hayas que cubre la mayor parte del Parque Natural Saja – Besaya. También al fondo se podían ver las cimas que habíamos intentado subir pero que no pudios por la cacería. El ascenso se hacía bastante duro, no sólo por la pendiente, sino por la dificultad de no haber ningún camino marcado y tener que ir monte a través clavándonos infinidad de pinchos de los brezos que cubrían toda la ladera. En uno de esos senderos nos dirigimos de nuevo hacia el arroyo, parecía que todos ellos nos llevaban al mismo sitio, la canal, y en un momento determinado llegamos a una cascada en la que decidimos atravesarla, pero estaba bastante complicado.

Segunda cascada

Así que lo que hicimos fue retroceder un poco hacia atrás para pasar por al lado de una zona rocosa y que nos dirigía a una zona por encima de la cascada. Aunque hay una frase que dice que “para atrás, ni para tomar impulso”, aquí nos vino bien, ya que encontramos una zona más fácil y más segura para atravesar el arroyo.

Buscando un camino para pasar el arroyo

Al final encontramos un paso más sencillo en el que no había ningún peligro para atravesar el pequeño arroyo, pero con el desnieve bajaba con bastante cantidad de agua.

Cruzando el arroyo

Una vez cruzado el arroyo nos quedaban dos opciones, subir campo a través por la vaguada, lo cual se hacía muy duro o desviarnos un poco hacia nuestra izquierda buscando un poco una zona menos pindia, y eso es lo que hicimos. Desde esta zona pudimos hacer una foto panorámica del camino que llevábamos recorrido.

Camino recorrido después de pasar la cascada

Lo primero que hicimos fue avanzar a nuestra izquierda sin elevarnos mucho en altura, hasta que llegamos hasta lo que sería la cresta de la cima donde nos encontramos un rebaño de caballos y las primeras manchas de nieve.

Rebaño de caballos y primeras nieves

Desde aquí el ascenso ya se hizo más duro y fuimos ascendiendo siguiendo la cresta de la montaña y haciendo zigzag para facilitar el ascenso. Al final llegamos a la parte superior de la Sierra Linares, donde ya había una cantidad de nieve más importante.

Llegando a la Sierra de Linares

Esta cima se encontraba entre dos cimas una a nuestra derecha, que se trataba del Cueto de la Frechilla y otra hacia la izquierda, la Caorra, que es la que nos dirigimos después de hacer unas fotografías de las magníficas vistas.

Lo primero que vimos en dirección sur fue la cima del Cueto de la Concilla, al cual ya habíamos ascendido en varias ocasiones.

Cueto de la Concilla

En dirección este, mirando hacia Santander, se podía distinguir perfectamente las cimas de las montañas cercanas a la Bahía de Santander, Porracolina, el Picón del Fraile, el Castro Valnera, …

Cimas del sur de la Bahía de Santander

Y un poco en dirección norte, la costa, con el valle del Saja-Besaya en primer plano.

Costa al fondo con Valle del Saja-Besaya

En este mismo punto aproveché para hacer una panorámica, tanto de la zona sur como oeste, de manera que cubría desde el Cueto de la Concilla hasta toda Peña Sagra, en la que destacaba el Cornón.

Panorámica desde Sierra Linares

Después de disfrutar de unas magníficas vistas desde esta cima nos dirigimos por el collado de las Lamas hacia la cima de La Caorra y en ese collado nos encontramos un senderista que venía desde el Cueto de Frechilla y al cual le solicitamos que nos hiciese una foto con el fondeo de Peña Sagra.

Grupo con Peña Sagra al fondo

Continuamos caminando en dirección a la cima de La Caorra (1.186 m) y desde allí pudimos ver el prao del Concejo que se encuentra justo encima de Tudanca, así como el sendero del Potro y una magnífica vista de Peña Sagra. Así mismo aprovechamos para descansar y reponer líquidos después del duro ascenso. También se tenían unas buenas vistas de la montaña Palentina. En la fotografía se puede distinguir Peña Labra y al fondo Curavacas a la izquierda y Peña Prieta a la derecha.

Peña Labra, Curavacas y Peña Prieta

A partir de este punto ya tuvimos más claro el camino a seguir, ya que sólo teníamos que dirigirnos en dirección a la pista que veíamos al fondo y que era la que seguimos cuando realizamos la ruta de Saja a Tudanca, así que para allá nos dirigimos.

Hacia la ruta de Saja a Tudanca

Así que campo a través nos dirigimos hacia esta pista.

Bajando hacia la pista

Nada más llegar a la pista nos encontramos un cerrado para el ganado en la braña de Carracedo

Braña de Carracedo

Allí lo único que tuvimos que hacer es seguir la pista principal que nos dirigiría hacia Saja, aunque en algunos tramos estaba oculta bajo la nieve, sobre todo en la ladera del Alto de la Jazona.

Siguiendo la pista, a veces oculta por la nieve

Después de perder la pista bajo la nieve en varias ocasiones nos dirigimos en dirección al bebedero para el ganado que se encuentra en el collado de Brañalengua.

Caminando hacia el Collado de Brañalengua

Cuando nos dirigíamos por la pista hacia la braña de Bucierca nos encontramos un gran depósito de agua que probablemente se utilice para la extinción de incendios o como abastecimiento de agua para los pueblos de los alrededores.

Depósito de agua junto a la Braña de Bucierca

Todo este camino que nos quedaba ya lo conocíamos así que nos dirigimos hacia el refugio de Bucierca que se encontraba a pocos metros del depósito de agua y donde nos pararíamos a comer algo y disfrutar de las vistas de los montes de la zona.

Junto al refugio de Bucierca

Ahora sólo nos faltaba descender hacia Saja por la pista que en otras ocasiones habíamos ascendido. En esta ocasión nos llamó mucho la atención la gran cantidad de hayas que estaban tiradas en la pista. Esto parece que ha sido debido a la gran cantidad de nieve que ha caído semanas antes, cuando todavía los árboles estaban cubiertos de hoja y como consecuencia han acumulado mucha nieve, la cual ha hecho que las grandes ramas e incluso algunos árboles hayan caído junto a la pista.

Bajando por el hayedo

Después de más de 3 km de descenso por esta pista llegamos justo donde teníamos aparcado el coche.

Fin del camino junto al coche

Ya en el coche, después de cambiarnos de ropa, decidimos dirigirnos a comer un cocido al Mirador Peña Colsa.

Para ver la ruta en Google Earth pinchar sobre la imagen.

Ruta en Google Earth

Curva de altura en función del tiempo de marcha.

Curva altura – tiempo

Ruta por Parque Natural Saja – Besaya
Distancia Total Ruta circular de 16 km.
Duración Total El recorrido lo hicimos en cinco horas, y estaríamos parados una hora aproximadamente.
Dificultad La ruta es de nivel medio, sólo tiene un ascenso bastante duro
Desnivel El desnivel es de aproximadamente 700 m. pero con un desnivel acumulado de 950 metros.
Tipo de camino Todo el camino fue por pista, senderos y campo a través.
Agua potable Encontramos varios arroyos, el bebedero en Brañalengua y el depósito de agua en Braña Bucierca.
Época recomendada Se puede hacer en cualquier época del año, pero con nieve sería complicado.
Cartografía y Bibliografía Hoja 82-II (Los Tojos) a escala 1:25.000 del Instituto Geográfico Nacional.
Track GPS Enlace a track para GPS en Wikiloc
A %d blogueros les gusta esto: